sábado, 04 julio 2020
lunes 29 de junio de 2020 - 12:00 AM

La solución al problema de El Carrasco no resiste más aplazamientos

El tiempo corre y la pandemia ha frenado aún más los trabajos y gestiones que debían estar en etapa final para el cierre definitivo, cosa que, otra vez este año, por lo visto, no va a ocurrir.
Escuchar este artículo

Derrumbes que pasan desapercibidos, otros que colman de olores fétidos el área metropolitana, denuncias de fuga de lixiviados hacia las quebradas y predios vecinos, incendios, quejas de la comunidad porque el sitio se ha convertido en refugio de maleantes y viciosos, atraso de años en las obras para cerrar el lugar, son solo algunos de los hechos que han convertido a El Carrasco en una de las más claras demostraciones de la incapacidad que ha tenido nuestra clase dirigente para resolver un problema de vieja data.

En la última década, cuando menos, no ha habido gobernante, gerente o director, entre todos los involucrados en este tema, que haya sido capaz de tomar siquiera un mínimo de liderazgo capaz de dar solución definitiva a un problema que crece por días y continúa incubando lo que puede ser una gravísima situación anómala que desemboque, por sus dimensiones, en una emergencia de salud pública para los santandereanos.

La semana pasada fue necesario llamar a los bomberos para que luego de seis horas de trabajo y, según su propia declaración, 16 mil galones de agua, pudieran controlar un incendio dentro del sitio de disposición final de residuos que, según los vecinos, no es un hecho infrecuente debido a la presencia de personas en condición de calle que van al lugar y suelen causar incidentes de estos, aunque de menor magnitud, lo que demuestra la falta de seriedad y dirección que tiene El Carrasco, a pesar de que en los últimos tiempos ha tenido buena parte de la atención de la opinión y los medios sobre sus decisiones.

Hace también unos cuantos días las autoridades tuvieron que sellar una obra en la que se hacía un notorio movimiento de tierra que, según denuncias ciudadanas, hay un lote que podría estar adecuándose para recibir residuos sólidos, aunque los responsables de los trabajos lo niegan. Lo cierto es que se trata de Veolia, operador actual del relleno sanitario de Barrancabermeja, que presta servicios relacionados con el agua y los residuos y asegura que la obra corresponde a que allí “se desarrollará el proyecto ‘Parque Chocoa’”. Además de esto, hace poco más de un mes fracasaron en Lebrija los acercamientos con la comunidad para tratar de establecer en ese municipio el nuevo sitio de disposición de basuras.

Pero si el pasado y el presente arrojan balances negativos para El Carrasco, lo que muestran las proyecciones futuras no es mejor. El tiempo corre y la pandemia ha frenado aún más los trabajos y gestiones que debían estar en etapa final para el cierre definitivo, cosa que, otra vez este año, por lo visto, no va a ocurrir.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.