jueves, 22 abril 2021
miércoles 24 de febrero de 2021 - 12:00 AM

La Transversal Oriental, el escenario del caos y de una tragedia latente

La falta de acción administrativa o la connivencia con políticos inmorales, permitió durante años el loteo y la venta o adjudicación ilegal de predios sobre estas laderas, sin que importara a nadie el impacto que esto iba a tener en el futuro...
Escuchar este artículo

En la última década del siglo pasado se construyó, pavimentó y dio al servicio la Transversal Oriental, una vía que forma parte de lo que hoy se identifica como Anillo Vial Interno, dado el nuevo Plan Vial Metropolitano que contempla la futura construcción de un Anillo Vial Externo. Y aunque indudablemente tanto la autopista Floridablanca-Piedecuesta, como la de Girón a Floridablanca, o la Transversal Oriental, más la ampliación de las autopistas Bucaramanga-Girón y Bucaramanga- Floridablanca significaron una inversión gigantesca y largos años de trabajo, también tuvieron un muy positivo impacto sobre el desarrollo de los cuatro municipios conurbados.

Hoy vemos que, de todas estas vías, pensadas como una red para interconectar de manera rápida y segura al área metropolitana, la Transversal Oriental es la que ha corrido con poca suerte, pues a lo largo de su recorrido se viven decenas de inconvenientes, como su capa asfáltica deficiente en varios tramos, la señalización de tránsito escasa, la iluminación también incompleta, los cruces peligrosos sin semaforización, la accidentada construcción del Intercambiador de Fátima, pero, lo más preocupante de todo, la gran cantidad de familias que se han asentado irregularmente en las deleznables laderas que bordean grandes extensiones de la Transversal y que ven peligrar sus vidas cada vez que las lluvias se hacen fuertes o frecuentes.

La falta de acción administrativa o la connivencia con políticos inmorales, permitió durante años el loteo y la venta o adjudicación ilegal de predios sobre estas laderas, sin que importara a nadie el impacto que esto iba a tener en el futuro. Ese futuro es el que tenemos hoy ante nuestros ojos. Populosos sectores de invasión que se asentaron definitivamente, en terrenos de alto riesgo, al punto que en abril del año pasado, en el asentamiento Asomiflor, una decena de viviendas colapsaron como consecuencia de un deslizamiento, que solo ahora, casi un año después, terminó de ser removido. Y hoy que volvieron las lluvias vuelve el miedo a los deslizamientos.

Las obras de mitigación que se requieren en esa vía son numerosas y costosas, y el tiempo en el que las veremos ejecutadas se ve muy lejos. No existe un plan serio que las defina y priorice, y mucho menos estamos cerca del momento en que se obtenga su financiación, o se proceda a su licitación y construcción.

Mientras tanto, además de las promesas de cada administración, seguiremos viendo obras parciales e inconexas, para una vía que, por ahora, solo comunica a Floridablanca con el caos y en la que a sus lados se gesta una tragedia.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también