sábado, 14 mayo 2022
jueves 20 de enero de 2022 - 12:00 AM

Que el regreso a las aulas escolares sea un nuevo comienzo para la educación local

Con un parte de normalidad y un alcance del 100% en el objetivo propuesto, se cumplió con el regreso de los niños y jóvenes a las aulas de las instituciones públicas de la ciudad y su área, un propósito que se había convertido en una especie de obsesión para sectores de opinión y para dirigentes de toda índole, en tanto que, con base en la experiencia vivida bajo los efectos nefastos de la pandemia, en los años 2020 y 2021, quedó claro que la educación oficial aún está muy lejos de alcanzar niveles siquiera aceptables de calidad desde el modelo virtual.

Esta certeza hizo que cada semana fuera más apremiante la reapertura de los salones de clase, pero, aunque tal cosa se esté cumpliendo, queda un número importante de daños que a la estructura educativa, la más grave de todas, tal vez sea la deserción de miles de estudiantes, en su mayoría los más pobres, cuya reinserción en el sistema debería constituirse en un nuevo objetivo prioritario del Estado, para que se pueda responder adecuadamente a lo dispuesto en el artículo 67 de la Constitución que, en uno de sus apartes establece: “el Estado, la sociedad y la familia son responsables de la educación, que será obligatoria entre los cinco y los quince años de edad...”.

Tranquiliza saber que en Bucaramanga todos los colegios regresaron a sus actividades normales, pero entendemos que a la secretaría de Educación local, y a las demás secretarias de Educación del área, les queda ahora esa tarea crucial de recuperar centenares de niños y jóvenes que por culpa de la crisis sanitaria quedaron a la deriva, en una sociedad que poca consideración expresa por ellos y que, con mucha facilidad los abandona del todo o los explota.

Con los estudiantes que ahora acuden a sus clases presenciales, hay que hacer un esfuerzo pedagógico extraordinario, en tanto, como lo reconocemos todos, en los dos años anteriores no se avanzó ni en la proporción ni en la calidad que pueden ofrecer los docentes y los mismos alumnos.

Hay que destacar el esfuerzo hecho por los docentes que se alejaron del llamado a un paro nacional que se hacía desde los sindicatos y priorizaron el bienestar de los niños.

Esperamos que este regreso a clases marque también el cumplimiento de los compromisos estatales con la educación pública.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también