miércoles, 01 febrero 2023
miércoles 25 de enero de 2023 - 12:00 AM

Replantear la política de seguridad en Bucaramanga

Es importante que una investigación seria le permita a la ciudad identificar los problemas de seguridad que afronta para poder priorizarlos y abordarlos de acuerdo con las posibilidades reales que tenemos

Las cifras oficiales reportaron 338 hurtos en las calles de Bucaramanga, en los primeros 21 días del año. Esta cantidad, alarmante por sí misma, reseña solamente los casos que alcanzaron a llegar a conocimiento de la Policía, es decir, la situación de inseguridad de la ciudad sigue siendo en extremo preocupante y aunque en las últimas semanas se ha percibido una nueva actitud de las autoridades, tanto administrativas, como policiales, lo cierto es que estos procesos de deterioro de la seguridad, así como se dan durante largos períodos, requieren también de tiempo suficiente para revertir el problema.

En efecto, el análisis sobre datos históricos relacionados con el hurto en el Bucaramanga, demuestra que en los últimos seis años se ha dado un aumento extraordinario del mismo, pues desde 2016 a hoy, la tasa de hurtos ascendió vertiginosamente, de 574 a 902 casos por cada 100 mil habitantes, un incremento desproporcionado y altamente peligroso, pues en cada uno de estos asaltos la integridad y la vida del ciudadano atacado, corre serio peligro y la prueba de ello la tenemos en varios dolorosos casos registrados en 2022.

Aunque el hurto es un tipo de delito que suele considerarse de menor impacto, la verdad es que es quizás el que angustia más a las personas, pues sienten que de esta clase de agresión pueden ser víctimas en cualquier lugar y en cualquier momento, lo que no ocurre con los delitos de mayor violencia y menor ocurrencia. En cualquier caso, son muchas las acciones delincuenciales de las que la comunidad es testigo o víctima cada día y que deberían formar parte de una acción más de fondo de parte de las autoridades.

Es importante que una investigación seria le permita a la ciudad identificar los problemas de seguridad que afronta para poder priorizarlos y abordarlos de acuerdo con las posibilidades reales que tenemos; también habría que replantear los formatos de participación comunitaria en este campo, pues los que se tienen, hace tiempo perdieron casi toda su efectividad; establecer sistemas de colaboración interinstitucional, definir políticas que conduzcan a la prevención del delito, con unos sistemas de intervención temprana, además de las necesarias inversiones, para sostener estas propuestas, son solo unas cuantas de las múltiples tareas que las autoridades tienen por delante para que podamos empezar no solamente a combatir en la calle al delincuente, sino implementar sistemas que garanticen un verdadero y sostenible sistema de seguridad en la ciudad.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también