viernes, 26 noviembre 2021
miércoles 20 de octubre de 2021 - 12:00 AM

Un día histórico: Justicia para Jineth Bedoya

La CIDH ordena la creación de un centro de memoria y dignificación de las mujeres víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado y del periodismo de investigación, que se llamará ‘No es hora de callar’...
Escuchar este artículo

El fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, conocido el pasado lunes, que condenó al Estado por el caso de tortura y abuso sexual que sufrió la periodista colombiana Jineth Bedoya es un precedente de la mayor importancia en lo que tiene que ver con el abordaje de la falta de garantías para ejercer el periodismo en Colombia, la violencia de género, la inoperancia de la Justicia, la revictimización de las víctimas de agresiones sexuales y la utilización de las mujeres como arma de guerra. Todas estas son realidades que muchas veces han sido ignoradas en nuestro país y que deben mirarse desde las distintas perspectivas que la decisión plantea, a fin de que ninguna de ellas se pierda y reduzca su importancia.

Evidentemente en la historia de Jineth Bedoya y el fallo de la CIDH está la condena a un ataque brutal recibido por una mujer, en el que también tuvo que ver su condición de periodista, pues la misión profesional que cumplía fue, en buena medida, causa de los hechos que se produjeron desde el momento en que fue a hacer una entrevista a la cárcel Modelo de Bogotá, lugar en el que fue secuestrada. Lo que vino luego fue la inoperancia del Estado en investigar y condenar a los responsables de este hecho, el maltrato del que además fue víctima por parte de los agentes del Estado que debían estar allí para investigar y protegerla y la confirmación de que la condición de mujer y la de periodista representan en nuestro país una exposición muy grande al peligro.

El fallo de la CIDH no deja espacio para dudas o ambigüedades: “la Corte Interamericana de Derechos Humanos encontró al Estado de Colombia responsable internacionalmente por la violación de los derechos a la integridad personal, libertad personal, honra, dignidad y libertad de expresión en perjuicio de la periodista Jineth Bedoya Lima” y refiere la determinación a los paramilitares que la sometieron “a un trato vejatorio y extremadamente violento, durante el cual sufrió graves agresiones verbales, físicas y sexuales”.

El presidente Iván Duque, informalmente, desde su cuenta de Twitter, aseguró que el Estado reconoce el fallo y aseguró que lo acataría de inmediato, cosa que debe suceder sin esguince alguno, pues la CIDH, entre otras cosas, ordena la creación de un centro de memoria y dignificación de las mujeres víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado y del periodismo de investigación, que se llamará ‘No es hora de callar’, que, bajo el liderazgo de Jineth Bedoya, se puede convertir en el eje de la lucha por la reivindicación de derechos colectivos que ha encabezado esta periodista en los últimos 20 años y que, en nombre de todas las víctimas, merece una oportunidad real de lograr protección y justicia para las miles de víctimas de estos y otros delitos.

editorial
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también