sábado, 02 julio 2022
lunes 23 de mayo de 2022 - 12:00 AM

Una visión solidaria a la migración

En fin, que sea Bucaramanga la primera ciudad del país en ofrecer estos servicios a una población tan vulnerable como lo ha sido y lo es la de los migrantes venezolanos, es una excelente señal, no solo para estas personas, sino para las demás ciudades.

El ‘Centro Intégrate’ para migrantes y para aquellos que retornan al país en condiciones complejas o desfavorables, que acaba de abrirse en Bucaramanga, como primera ciudad colombiana en hacerlo, implantará un concepto incluyente y participativo que, no solamente podrá orientar a estas personas sobre su situación legal en el país, sino que aportará un elemento hospitalario y humanitario en el tratamiento de su situación, elemento determinante para que estas personas puedan, en el menor tiempo posible, entender y regularizar su condición y su situación en Colombia.

Pero, además de estos asuntos, que son muy importantes y responden a contenidos de carácter jurídico y técnico, tiene un gran significado el hecho de que las políticas públicas que se tracen frente a este sensible problema migratorio, tengan un planteamiento enfocado al apoyo y guía de quienes llegan a nuestra ciudad, antes que el criterio que primó en los primeros tiempos de este fenómeno que fue el desinterés general y luego la persecución con claros y muy preocupantes visos de xenofobia que, afortunadamente, no terminó por instalarse en el criterio y la conducta de los santandereanos.

Ahora, con la apertura de este Centro, según como lo presentó el municipio, se atenderá tanto al migrante venezolano como a los colombianos que regresan de ese país mediante servicios relacionados con oportunidades laborales, de emprendimiento, incluso culturales, integrados, entre otras, con entidades como el Sena. Y, además de este fundamental respaldo en áreas que les permite una subsistencia digna y promisoria, recibirán también toda la orientación necesaria en procesos fundamentales como identificación, acceso a Sisbén, salud, educación, orientación psicosocial y jurídica, así como orientación a mujeres y población LGBTI, entre otros.

En fin, que sea Bucaramanga la primera ciudad del país en ofrecer estos servicios a una población tan vulnerable como lo ha sido y lo es la de los migrantes venezolanos, es una excelente señal, no solo para estas personas, sino para las demás ciudades, en especial las capitales colombianas, que deben promover cuanto antes y de la manera más decidida, una comprensión y una mirada muy distinta hacia quienes, por razones de toda índole, toman la difícil decisión de desarraigarse de su patria y su familia, para buscar en el exterior lo que ya no encuentran entre los suyos. Apoyo, integración, dignificación son conceptos positivos y fraternales que, con seguridad, mejorarán la situación de los venezolanos entre nosotros, para bien no solo de ellos, sino de toda la sociedad.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también