jueves, 04 marzo 2021
domingo 17 de enero de 2021 - 12:00 AM

Vanguardia seguirá la senda que deja trazada Alejandro Galvis Ramírez

El periodismo, que es la sangre que corre por las venas de esta empresa emblemática que es Vanguardia, fue preocupación permanente de Alejandro Galvis Ramírez, porque, además de ser el defensor de los menos favorecidos y de quienes no tenían voz, quería que fuera un ejemplo de calidad, transparencia y sacrificio
Escuchar este artículo

A lo largo de su centenaria existencia, Vanguardia ha tenido que afrontar grandes desafíos en todos los órdenes. Sus luchas han sido arduas y permanentes en defensa de los más altos valores de la patria, del periodismo, de nuestra región, y en ello ha sido, como lo sienten los santandereanos, un baluarte insustituible para todos los que alguna vez se han sentido mancillados, perseguidos, necesitados. Es el sueño de Alejandro Galvis Galvis, que en manos de Alejandro Galvis Ramírez, sin desviarse un ápice del objetivo, adquirió un nuevo sentido y Vanguardia se convirtió en un referente de calidad y poder en el periodismo colombiano.

Ahora, con la partida de Alejandro Galvis Ramírez, quienes le sucedemos en esta empresa periodística, asumimos el mismo compromiso de lucha, de profesionalismo, de carácter, de perseverancia y de solidaridad indeclinable por Santander. Con el ejemplo que siempre dio y con el talante que marcó para Vanguardia, tenemos dos valiosos instrumentos para mantener el rumbo, aunque la modernidad defina nuevas formas de avanzar. Con más razón ahora que sentimos el compromiso íntimo con su legado, la Vanguardia por la que luchó cada uno de sus días Alejandro Galvis Ramírez será el periódico que todos conocemos, con el que nacimos y el que, como siempre, tendrá la mano tendida para los santandereanos.

Seguramente esa huella clara y profunda que deja Alejandro Galvis Ramírez en nuestra historia es la que ha propiciado que miles de santandereanos y colombianos se hayan dirigido a nosotros en estos días para hacer honor a la vida ejemplar de este hombre que es reconocido en el país como un empresario de marca mayor, un batallador recio e inagotable y un visionario certero. El periodismo, que es la sangre que corre por las venas de esta empresa emblemática que es Vanguardia, fue preocupación permanente de Alejandro Galvis Ramírez, porque, además de ser el defensor de los menos favorecidos y de quienes no tenían voz, quería que fuera un ejemplo de calidad, transparencia y sacrificio.

A grandes rasgos, esa es la senda que nos deja trazada este hombre formidable que forjó con sus manos, durante más de 50 años, el presente y el futuro de uno de los periódicos más queridos y respetados de Colombia. Por esa senda transitaremos los próximos años y no seremos inferiores a la inmensa y apasionante responsabilidad que nos queda de seguir haciendo de Vanguardia y Santander una realidad de la que nunca dejemos de estar orgullosos.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también