Sábado 13 de Octubre de 2018 - 12:01 AM

Pros y contras de unificar los procesos electorales nacionales y regionales

De acuerdo con los expertos, el proyecto que busca unificar elecciones regionales con las legislativas y presidenciales tiene sus puntos a favor con relación a la reducción de los costos que se requieren para los procesos, pero generaría un gran traumatismo en la administración pública.

Comparta este artículo ›

Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
Esta semana la comisión primera de la Cámara adelantó una intensa discusión de esta reforma que tiene defensores y detractores. Por ahora se le ve poco ambiente para que sea aprobada en sus ocho debates.
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

Múltiples reacciones a favor y en contra ha generado la iniciativa que busca unificar las elecciones locales y regionales con las presidenciales y del Congreso, que prolongaría los mandatos que iniciaron en 2016 hasta 2022, la cual tiene trámite en la Comisión Primera de la Cámara.

Aunque el proyecto basa su argumentación en el engranaje de los planes de desarrollo locales y regionales con el nacional, el inconveniente de los gobiernos locales de contratar obras por Ley de Garantías y el costo de las elecciones, líderes y expertos políticos señalan que la propuesta tiene más tinte político que buenas intenciones para la democracia.

Si la propuesta se aprueba, obligaría a los alcaldes a permanecer en sus cargos y eso sacaría de la baraja a quienes tengan aspiraciones de llegar a una Gobernación o incluso a la Presidencia. Es el caso de Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá, a quien algunos ven como potencial candidato presidencial y la propuesta lo sacaría del juego, favoreciendo de inmediato a otros candidatos.

De acuerdo con Alejandro Alvarado, analista y docente de Derecho de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, la iniciativa tiene unas implicaciones de fondo que deben analizarse para decidir si es conveniente para el país o no.

“Lo cierto es que el país no termina la recuperarse del periodo electoral cuando ya está cayendo en otro proceso, lo que genera en la administración pública un gran traumatismo. Además, es un doble gasto en la papelería y la logística que se requiere. Eso sería lo bueno de la propuesta de extender por dos años los periodos regionales y realizar un solo ciclo electoral”, dijo Alejandro Alvarado.

No obstante, para el experto se dificultarían los empalmes de los gobiernos, lo que causaría grandes traumatismos. “Cada cuatro años el país tendría que comenzar de cero lo que representa muchas dificultades para coordinar las agendas... Es decir que la propuesta estaría solucionando costos electorales, pero complicaría toda la estructura administrativa del Estado”, anotó.

Para el politólogo Gerardo Martínez desde el punto de vista político constitucional, el constituyente derivado no tiene la competencia para prorrogar el mandato de los gobernantes.

“Desde el punto de la conveniencia no lo considero necesario. Y desde el punto de vista del parlamento (Congreso) estoy seguro que no pasa, porque las nuevas fuerzas que ganaron en la política electoral no son los que tienen a los alcaldes y gobernadores actuales. Es decir, que el Centro Democrático y Cambio Radical que son los ganadores en el parlamento no van a prolongar el mandato a los contendores”, afirmó el politólogo.

Algunas reacciones

César Lorduy, representante de Cambio Radical y uno de los defensores de la propuesta, afirmó que “son elementos que perturban la discusión. Son más de mil alcaldes en el país y es claro que a algunos los va a beneficiar y a otros a perjudicar, pero también es cierto que los alcaldes pierden en sus mandatos 344 días por la Ley de Garantías, es decir que gobiernan 3 y no 4 años”.

La representante antioqueña Margarita Restrepo, del Centro Democrático, apoya la iniciativa, pero señala que “este proyecto fortalecería los monopolios dentro de los partidos. Creo que tiene propósito noble de transparencia, pero no indica cómo se van a combatir los delitos electorales”.

Y el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, dijo que le gustaría quedarse hasta ese año (2022) en el Palacio Liévano.

“Obviamente me encantaría, pero no sé cómo está avanzando en el Congreso (...) personalmente no tengo interés en ser candidato a la Presidencia ni nada, tenemos una cantidad de proyectos gigantescos en Bogotá que obviamente me interesaría poder llevar a una etapa más avanzada”, señaló el Alcalde.

Presentación DE LA propuesta

La propuesta, que con anterioridad fue presentada por los congresistas conservadores Samy Merheg y Juan Carlos Rivera y que luego se fusionó con otra similar en el Senado, tiene ahora un nuevo impulso con las firmas y el apoyo de parlamentarios de Cambio Radical y del Partido de la U.

La iniciativa, que tiene el respaldo de varios congresistas, ha despertado múltiples reacciones, entre ellas la del senador Gustavo Petro, quien indicó que detrás del proyecto existen intereses que beneficiarían a personas cercanas al también excandidato presidencial Germán Vargas Lleras.

Hasta ahora no tiene el guiño del presidente Iván Duque y tampoco del senador Álvaro Uribe.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN POLÍTICA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.