miércoles, 20 octubre 2021
domingo 26 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

Hasta $15 mil millones gastaría un candidato al Congreso

El Consejo Nacional Electoral permite que cada candidato al Senado gaste $3 mil millones en su campaña política, mientras que los aspirantes a la Cámara de Representantes podrían gastar hasta mil millones.
Escuchar este artículo

Hasta $15 mil millones gastaría un candidato al Congreso de la República durante su campaña electoral, a pesar de que el Consejo Nacional Electoral, para los comicios de 2022, solo permitirá el gasto de $3 mil millones para Senado y mil para Cámara de Representantes.

En menos de seis meses Colombia acudirá a las urnas para elegir congresistas y los candidatos desde hace nueve meses se encuentran haciendo campaña política.

Las cifras del CNE

La Resolución 0227, del 29 de enero de 2021, del Consejo Nacional Electoral, CNE, establece el presupuesto que puede destinar cada candidato y cada lista para el Congreso de la República.

Según el CNE, una lista al Senado puede gastar hasta $96.215.827.231, destinando esos dineros en cada candidato, pero sin superar los $3 mil millones por aspirante.

Por otro lado, una lista de candidatos para la Cámara de Representantes, en el caso de Santander, podría invertir hasta $7 mil millones, cerca de mil millones por candidato, en una lista pequeña.

Vanguardia consultó con varios expertos en temas electorales, las cifras que un candidato gastaría para aspirar a una curul en el Salón Elíptico.

Según Jhon Mario González, columnista y analista político, un candidato podría invertir hasta 15 mil millones de pesos en una campaña política, a pesar de que el Consejo Nacional Electoral, CNE, permita menos de la mitad de esa cifra.

“Las campañas son realmente costosas. Los topes permitidos por el CNE se ajustan muy pocas veces a las realidades que tienen los candidatos”, sostuvo el analista.

Para González, la campaña de un candidato con popularidad alta podría ser más económica, invirtiendo entre $3 mil y $5 mil millones.

Sin embargo, un candidato que no tenga gran reconocimiento podría gastar hasta 15 mil millones de pesos, cifra que el analista considera gastó Richard Aguilar, cuando en 2018 buscó llegar al Senado.

“Para la Cámara y el Senado se pueden gastar los mismos montos, pero de forma ilegal. Cuando el CNE pide cuentas, a ellos se les facilita ‘maquillar’ las cifras y decir que gastaron menos”, indicó González.

El columnista también aseguró que a los candidatos que cuentan con ‘maquinaria’ les podría salir más costosa la financiación de sus campañas, debido a que posterior a la elección deberían “aceitar toda la estructura”.

Entre tanto, para el exregistrador nacional Carlos Ariel Sánchez, los gastos dependen de la forma en que se haga la campaña, es decir, un candidato que esté en Bogotá podría gastar menos debido a que encuentra gente de forma más ágil; sin embargo, quienes van de pueblo en pueblo podrían gastar hasta el doble del monto mencionado.

“Un candidato de un padrino político, invierte muy poco. Por ejemplo, los candidatos del expresidente Álvaro Uribe Vélez no gastan mucho. El padrino les arrastra gente”, señaló el exregistrador nacional.

Para él, los candidatos no reportan ante el Consejo Nacional Electoral, CNE, las donaciones que empresas y personas naturales les hacen, y de esta forma pueden ocultar las verdaderas cifras invertidas en la propaganda política.

La reposición de votos

El Consejo Nacional Electoral fijó $5.800 de reposición por voto válido en los comicios de 2022.

Es decir, si una lista para la Cámara de Representantes o Senado alcanza un millón de votos, recibiría $5.800 millones como reposición.

Richard Aguilar en 2018 alcanzó 76.942 votos y recibió $434 millones por reposición.

Sin embargo, para que eso ocurra, el movimiento, candidato o partido político deberá tener el 1,5 % del total de los votos válidos.

Para Sara Consuegra, estratega política, la reposición de votos permite recuperar una parte de la cifra invertida, pero no su totalidad.

“El problema es que en las campañas políticas se ven muchas ‘corbatas’, muchos favores políticos que se deben pagar cuando ya está en el Congreso. Invierten millones de pesos y los recuperan con corrupción, con dación de contratos en las Unidades de Trabajo Legislativo, UTL, en dependencias regionales y demás”, señaló Consuegra.

Sumas y restas

En un periodo legislativo de cuatro años, los congresistas alcanzan a recibir $1.680 millones, lo que representa menos de la mitad de lo invertido si acata el tope establecido por el Consejo Nacional Electoral, CNE.

Las posibles sanciones

Según los expertos consultados por Vanguardia, si un candidato supera el límite de lo permitido por el Consejo Nacional Electoral, CNE, podría recibir diferentes sanciones.

Si el partido o movimiento político es quien supera los límites de los gastos en campaña, podría perder la personería jurídica.

Si el candidato no acata lo establecido por la entidad electoral, podría perder su investidura, ser investigado por la Corte Suprema de Justicia si es elegido o procesado por la Fiscalía en caso de no alcanzar el umbral.

Incluso podría ser detenido por las autoridades.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también