viernes, 26 mayo 2023
lunes 20 de febrero de 2023 - 10:10 AM

La implicaciones de la estrategia de Gustavo Petro de presionar al Congreso con las manifestaciones

Un mensaje de que las reformas se requieren urgente, fue el que envió el presidente Gustavo Petro al Congreso, al movilizar esta semana a miles de personas en varias ciudades, una estrategia que puede traer muchos riesgos. Análisis.

En su estilo de campaña, el presidente Gustavo Petro llevó a miles de colombianos a las calles a respaldar la aprobación de sus reformas sociales, pero a la vez a presionar al Congreso de la República, lo cual en el corto plazo le genera réditos, pero que en el mediano y largo plazo le puede ser contradictorio.

Además: “La ministra es arrogante e ideologizada”: el sablazo de Roy Barreras a Carolina Corcho

Con la plazoleta de Armas de la Casa de Nariño llena y con un mensaje que enarbolaba a lo lejos desde el Congreso de la República el representante opositor del Centro Democrático José Jaime Euscátegui, que decía “Petro dictador”, el mandatario nacional le aseguró a sus seguidores que “las reformas hay que presentarlas a la discusión pública, al debate, al Congreso; dictador me llaman cuando hemos dejado nuestra obra en manos del Congreso de Colombia como una democracia lo requiere”, y casi que de forma seguida fue cuando le envió a los senadores y representantes un mensaje: “pero lo que sí debo advertir es que si en alguna circunstancia las reformas se entrabaran en el Congreso, lo único que están haciendo es construir no los caminos de un pacto social y no los caminos de la paz”.

La estrategia presidencial está clara que en el corto plazo le está representando buenos resultados, es decir, volvió a llenar plazas como lo hizo en campaña, pero se juega una carta de alto riesgo de que su pérdida de popularidad, la situación del país y la que parece ser, por ahora, una decisión de los partidos de la coalición de no votar las reformas a ojo cerrado, le afecten su objetivo.

De la robusta coalición que Petro tiene en el Congreso, por ahora el respaldo total que ha recibido a la controvertida reforma a la salud, la cual ya se está tramitando, es el Pacto Histórico, su partido. Por el lado de la Alianza Verde, el otro partido de centro izquierda que le apoya, aún no se conoce cuál será su postura.

De los otros partidos, Liberal, Conservador y La U, ya es evidente que tienen serios reparos a la reforma y a las otras que se están adelantando, pero con el paso de los días y el escenario de la discusión en la Comisión VII de la Cámara se evidenciarán esas líneas rojas que tendrán, sin importar la presión que se dé desde las calles para aprobar las leyes como quiere Petro.

El analista John Mario González considera que “el desafío y contraposición que hace Petro entre la calle y el Congreso o las instituciones, no tiene precedentes en la historia de Colombia y significa conducir al país, con premeditación y alevosía, hacia el precipicio y riesgo de quiebre institucional.

Colombia infortunadamente no eligió un presidente de izquierda cualquiera, sino uno que juega al ‘hechizo comunista’, que posa de intelectual en su autobiografía, pero que, por desgracia, no entiende que un país nunca, ninguno, puede lograr justicia social sin productividad y sin estimular las fuerzas creadoras del mercado.

Esta postura de González coincide con la opinión del exsenador John Harold Suárez, quien asegura que “el presidente tiene que darse cuenta que ya no es candidato, no es el presidente de los once millones que votaron por él, es el presidente de los cincuenta millones de colombianos, debe actuar no enviando mensajes que puedan incitar a marchas o confrontaciones entre unos y otros. Lo que tiene que hacer es tender lazos para unir las diferencias, mirar de cómo construir país”.

La estrategia de llevar la defensa a las calles es respaldada por el representante a la Cámara del Pacto Histórico Heráclito Landinez, quien estima que “esta es una muestra de la democracia directa de la fuerza participativa en la cual los ciudadanos salen a las calles a hacer valer la soberanía popular, que es en donde reside el poder público y la Constitución Política misma lo dice”.

Lea también: Unidad Investigativa | Dudas y desconfianza por el futuro del peaje en la Mesa de Los Santos

Incluso el congresista asevera que ese poder del pueblo es mucho más grande que todos aquellos que fueron elegidos con los votos del pueblo, “los demás, los congresistas, los funcionarios elegidos popularmente, los concejales, diputados, y el propio Presidente de la República, ejercemos en representación del pueblo en el escenario de la democracia representativa”.

Esa forma de gobierno, para el analista González, no le está trayendo ya a Colombia buenos resultados, pues considera que no es sólo la marcha del martes pasado, sino otros mensajes que ha dejado el mandatario.

“El riesgo político e institucional en el que ya está Colombia es enorme, pero se agrava con un presidente que como Petro está tergiversando y diciendo mentiras a ritmo industrial. A tal punto han llegado los riesgos económicos, de inseguridad jurídica y de ingobernabilidad que los inversionistas de renta variable frenaron en seco desde el año pasado y la Bolsa de Valores de Colombia es la de peor desempeño de los países de América Latina desde mayo y junio del año pasado”.

Víctor Manuel Hurtado, representante a la Cámara por el Partido de la U y quien será uno de los primeros congresistas que abordará el estudio del proyecto de la reforma a la salud, porque hace parte de Comisión VII, al hablar sobre ese tipo de expresiones del jefe del Estado, plantea que “Petro con su estilo propio convoca a la gente a que no tenga rodilleras, pero yo también le respondo que aquí tampoco puede tener rodilleras y que para eso existe la independencia de poderes”.

Hurtado advirtió al mandatario que “nosotros en La U vamos a concertar el sentido crítico y el debate, sobre las iniciativas del ejecutivo. Se lo hemos dejado claro al ministro del Interior, Alfonso Prada”. Durante el viernes, la dirigencia de la U, a la cabeza de su presidenta Dilian Francisca Toro, escuchó de los ministros las reformas que se están presentando.

“El gobierno tiene un estilo, pero bajo las banderas del cambio tampoco puede pretender que el Congreso sea un comité de aplausos”, señaló el representante. “Vamos a hacer la tarea en el Congreso y vamos a hacer la tarea en la calle, donde esperamos también llevar las propuestas de quienes aspiren en las elecciones de octubre”, resaltó.

Ese tema de las elecciones es otra de las cartas con las que juega el presidente Petro, es decir, que si en este semestre no le caminan en el Congreso con la aprobación de las reformas, espera presionar el ánimo de los ciudadanos para que no apoyen a los partidos que le den la espalda con los proyectos.

El analista Luis Estrada, considera al respecto que “la estrategia electoral de Petro del año pasado, en donde ganó las elecciones de Congreso y Presidencia, no se volverá a repetir en las regiones, cada municipio, cada departamento, tienen unos intereses diferentes a lo que se ve en la elección del Congreso, las alianzas son distintas y por ahora es un muy difícil que el Pacto Histórico puede ser mayoritario en las regiones, así como pasó en el Senado, en donde sacó tres millones de votos”.

El recién designado presidente del Partido Conservador, el senador Efraín Cepeda, ya le envió un mensaje al Gobierno de que las reformas sociales serán debatidas así como con la reforma tributaria, es decir, un articulado que se modificó y salió tal y como lo pretendía el gobierno nacional.

“Vamos a examinar la agenda legislativa en reuniones de bancada conjunta con el directorio, vamos a hacerlo examinando esa agenda que se empiece a radicar y en el entendido que se requieren reformas el partido tendrá sus propias opiniones, el partido tiene sus ‘líneas azules’ y las tomaremos en bancada para ver de cada una de esas reformas qué podemos apoyar y qué no, ya lo hicimos con la reforma tributaria en donde acompañamos algunos artículos y otros no. Reclamamos el derecho al discenso”, dijo Cepeda.

Por ahora, las cartas de esta apuesta política apenas se están empezando a poner sobre la mesa. El Gobierno ya arrancó con la radicación de la reforma a la salud y alista las laboral y pensional, sumado a que tiene en trámite un paquete de reformas como la política. Sin embargo, la oposición y sus propios socios de la coalición apenas están empezando a mostrar sus cartas que las jugarán en el Congreso y no en las calles.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también