jueves, 14 octubre 2021
miércoles 08 de septiembre de 2021 - 7:47 AM

Paloma Valencia: "Algunos creen que destruir el país es la mejor plataforma para ganar elecciones"

De momento la congresista caucana, una de las principales cartas del partido recorre el país dando a conocer su proyecto político, además de sus gestiones como congresista.
Escuchar este artículo

La senadora Paloma Valencia hace parte del grupo de cinco precandidatos del uribismo para dirigir los destinos de Colombia desde el año 2022, junto a Óscar Iván Zuluaga, María Fernanda Cabal, Edward Rodríguez y Rafael Nieto. El nombre del elegido se conocerá el próximo 22 de noviembre, luego de que el Centro Democrático realice una encuesta para determinarlo.

La semana anterior estuvo en Cali, y se reunió con empresarios de la región (Valle, Cauca y Nariño), a quienes les presentó un proyecto de estímulos tributarios y facilidades de créditos para promover la reactivación económica en el sur occidente del país.

“Los efectos económicos del pasado paro nacional fueron devastadores. Cali es hoy la segunda ciudad en desempleo, Popayán perdió alrededor del 25% de las empresas registradas en la Cámara de Comercio, y por eso es tan necesaria una ley de alivios para el sur occidente, que ya radicamos con algunos compañeros”.

¿En qué consiste ese proyecto de estímulos para la reactivación económica?

Es un proyecto que trabajamos con los gremios de los tres departamentos (Valle, Cauca y Nariño) y trae un importante acápite sobre los créditos para el sur occidente de Colombia, porque las líneas de créditos que se le han dado al sur occidente, como la gente está reportada en Datacrédito, no funcionan. Los empresarios que más lo requieren no están accediendo a los desembolsos. Por eso necesitamos un alivio que le llegue al sector productivo de Cauca, Valle y Nariño.

Segundo, el proyecto contempla una serie de alivios tributarios que permitan que la industria recupere lo que se perdió en el paro y en la pandemia. Recordemos que al sur occidente del país no solo le tocó la crudeza de la pandemia, sino la destrucción de una buena parte del aparato productivo durante el paro.

Desde enero empezaron los bloqueos en el departamento del Cauca, además de las invasiones de tierras, y lo que estamos viendo es que hay una organización que busca desestabilizar el sistema económico con miras electorales. Hay algunos que consideran que destruir el país es la mejor plataforma para ganar en las elecciones. Nosotros debemos exigirle al gobierno autoridad para defender el derecho a los colombianos al trabajo, a la seguridad y al empleo. Este proyecto de estímulos económicos le apunta en ese sentido a impedir que se caiga el sistema productivo y se vaya del suroccidente del país.

En Cali, además, usted ratificó su aspiración presidencial...

Estamos haciendo estos recorridos por el país para anunciar la decisión, pero por supuesto que hemos venido trabajando con miras a construir un proyecto político que le sirva a los colombianos, que solucione las preguntas de los colombianos. Porque finalmente todos sabemos que necesitamos crecimiento económico, que necesitamos superación de la pobreza, que hay que restablecer la seguridad, que necesitamos una agenda para combatir la corrupción, una profunda reforma a la justicia, unas grandes reformas en la educación y un programa ambiental. La pregunta que debemos responder los candidatos es cómo lograrlo. Porque en los temas generales creo que todos estamos de acuerdo. Pero es en los matices donde los colombianos pueden encontrar las diferencias y si realmente la personas que se presentan como opciones a la presidencia, han pensado en las soluciones reales para el país.

Precisamente, el uribismo enfrenta un gran reto en el sur occidente, donde, según las encuestas, las mayorías están con Petro. ¿Qué va a hacer el CD?Yo creo que lo que está sucediendo es que todos los colombianos sentimos que se necesita un cambio. Pero algunos jóvenes creen que el cambio lo representa Petro. Yo no creo eso. Yo creo que ese es un cambio que implica un salto al vacío. De los países que han optado por esos cambios, en el mejor de los casos, no hay ningún cambio, pero cuando se ven los cambios, son hacia la pobreza, el desempleo, la destrucción del sistema productivo, hacia el miedo y la incertidumbre sobre el futuro. Esos regímenes cuando logran ser totalitarios no dan opción de entregar el poder. Destruyen la democracia y las oportunidades. Se debe elegir un candidato que en realidad resuelva los problemas del país y que no se quede en los discursos grandilocuentes que poco aportan.

¿El uribismo está unido? Hubo marcadas diferencias tras la propuesta de amnistía de Uribe.

El uribismo está perfectamente unido, lo que pasa es que en los partidos de opinión las discrepancias ideológicas hacen parte del debate. Algunos que no conocen el partido consideran que si el expresidente Uribe dice algo, todos obedecemos y no discutimos. Y la costumbre de nuestro partido, la manera de ser, es la discusión constructiva, donde llegamos a consensos, y posteriormente avanzamos siempre unidos en la defensa de la democracia, del sistema productivo y de un país más inclusivo socialmente.

¿Pero cuál es su postura sobre la propuesta de amnistía?

Yo entiendo al expresidente Uribe en el sentido del desequilibrio que se genera. Me explico: no es natural que algunos genocidas terminen impunes en el Congreso, y en cambio el ciudadano que comete delitos menores termine preso, porque eso genera una alta deslegitimidad de la ley. Tampoco se entiende que quienes cometieron los delitos de lesa humanidad conserven derechos políticos, en tanto un ciudadano que se robó una bicicleta no puede aspirar a la política.

En ese sentido creo que el mayor problema que estamos viendo hoy es la injusticia contra los miembros de las Fuerzas Armadas. Nosotros no hemos pedido para ellos impunidad, pero sí debe haber un proceso judicial justo. Esto significa jueces sin sesgos políticos, presunción de inocencia y condiciones para que las penas que se paguen por los delitos cometidos no excedan los 5 años.

Por cierto, usted ha propuesto desde el Congreso una reforma a la justicia. ¿Cómo sería esa reforma?

Colombia necesita una reforma a la justicia donde los magistrados no se investiguen a ellos mismos. Cómo le parece usted que un magistrado (Gustavo Malo) que desde la Corte Suprema de Justicia vendía las sentencia penales, termine pagando nueve años, lo equivalente de la sanción a EPA Colombia por los daños a Transmilenio.

Eso se da porque los magistrados se autojuzgan. Pero al mismo tiempo se ve la impunidad como en el caso de Odebrecht, donde no ha pasado nada. Yo creo que Colombia necesita tener certeza de que no hay cruce de favores en la justicia, necesitamos un nuevo diseño en los equilibrios de poder.

No podemos tener unas ‘ías’ que eligen los mismos congresistas, que a su vez son dueños de los alcaldes y los gobernadores que terminan protegidos por los contralores y procuradores que son nombrados de acuerdo a los favores políticos. Colombia necesita una justicia de verdad que permita reducir la impunidad, no es aceptable que se hable de la lucha contra la corrupción cuando tenemos 97% de impunidad.

Otro proyecto que usted ha plantado es la reducción del Congreso a la mitad. ¿En que quedó?

El proyecto está radicado y esperamos que pueda tener debate pronto porque Colombia necesita un mejor Congreso. Un mejor Congreso es un Congreso más pequeño, con más visibilidad. Tener más de 270 congresistas hace que muchos se puedan camuflar, no decir nada, no hablar, no aparecer.

Un Congreso más pequeño permite mayor control ciudadano, más agilidad, y necesitamos un Congreso en el que todos los departamentos tengan una representación. Es decir, que Valle tenga dos representantes, igual que el Amazonas, igual que Bogotá, de manera que todos los territorios puedan representarse y tener los debates sobre lo territorial.

Y un senado elegido nacionalmente donde se evidencien las corrientes políticas que mueven los grandes temas nacionales. También se debe establecer el impuesto solidario del 20% del salario de los congresistas durante los próximos 5 años, más la facultad de renunciar a los aumentos salariales para generar un ahorro y mostrar que el Congreso responde a la austeridad fiscal que hoy claman los colombianos.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también