martes, 11 mayo 2021
martes 13 de abril de 2021 - 12:00 AM

Un bagre les dio el chance y ahora hacen fila por el premio

Desde el sábado el panorama en la casa de apuestas La Perla, en la calle 50 con 13, es el mismo, decenas de porteños cobrando el premio que les regaló un bagre rayado en su cola. El 9107, con la Lotería Santander, fue el gordo.
Escuchar este artículo

Jhonson Méndez era una de las personas que ayer hacía fila al frente de la sede de Apuestas La Perla, en la calle 50 de Barrancabermeja, en busca del premio que le concedió el chance el pasado viernes con el número 9107.

No obstante, su historia, como la de otros cientos de apostadores, resulta particular, dado que el número que les permitió gozar de unos pesos de más en sus bolsillos lo trajo un bagre rayado en su cola.

Según cuenta Jhonson, mientras busca refugio debajo de un árbol a la espera de su ingreso a La Perla, su historia empezó con una cadena de whatsapp.

“Del pescador no sabemos nada, ni quién llegó con ese bagre, lo que sí es cierto es que el viernes una vecina empezó con el cuento en el barrio 20 de Enero. A ella le llegó al celular la foto y algunos la vimos.

A mí siempre me han gustado las apuestas y me quedó sonando la idea, entonces me decidí a jugar el número y reventó”, señaló Méndez, quien se embolsilló cerca de un millón de pesos gracias a la foto del bagre rayado.

Ayer durante el segundo día de cobros muchas personas se quejaban de la lentitud para hacer los respectivos pagos, de hecho, algunos se atrevieron a decir que había un ‘plan tortuga’ para desembolsar los premios.

Pese a estas quejas y otras que advertían por fallos en el sistema el día sábado, la gerencia de la casa de apuestas no se pronunció de manera oficial, no obstante se conoció que el 100% de los premios con el 9107 de la Lotería de Santander serán entregados.

Lo cierto es que cuando de premios en efectivo se trata la molestia es lo de menos.

Así lo advirtió ayer casi sobre el mediodía la señora Martha Martínez, otra ganadora con el número que apareció en la cola de un bagre.

“Aquí esperaré lo que haya que esperar, porque el premio nos lo ganamos legalmente.

A mí me ayudó mi hermana, que vio el número en el Facebook, pero no sabíamos bien cuál era y cuando fuimos a apostar ya solo nos dejó jugar las tres últimas, si no, le hubiésemos sacado más”, indicó entre risas la mujer.

Los apostadores coinciden en que este tipo de situaciones no son frecuentes, por eso cuando se dan no dudan un minuto en tentar la suerte.

“En plátano, arepas, pescados (...) donde salga un número hay que estar pilas. Vea, esta vez nos funcionó”, puntualizó Martha.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también