viernes, 19 agosto 2022
sábado 25 de junio de 2022 - 12:00 AM

“Yo di la orden de secuestrarlo”: Pastor Álape a exalcalde de Cimitarra

En la tercera audiencia de reconocimiento de secuestros por control territorial a manos de las Farc, Domingo Navarro, exalcalde de Cimitarra y quien fue secuestrado en el año 1997 por este grupo guerrillero, dijo a sus captores que los perdonaba.

Domingo Navarro, un comunicador social que fue secuestrado por las Farc en el año 1997 cuando era candidato a la alcaldía de Cimitarra, fue la última víctima en intervenir en la tercera audiencia de reconocimiento de secuestros por control territorial a manos de las Farc, que adelantó la Jurisdicción Especial para la Paz, el pasado jueves.

Después de muchos años dice él, era la primera vez que se enfrentaba a hablar abiertamente de su secuestro y de las huellas que dejó en su alma los más de 40 días de cautiverio. “Nunca había contado como fue esto, ni siquiera a mi familia”.

En frente suyo, cara a cara estaban los exintegrantes del secretariado de las Farc, entre ellos Pastor Alape Lascarro, quien comandaba en esa época el bloque Magdalena Medio y quien reconoció haber ordenado su secuestro.

Su relato, lo inició haciendo remembranzas del día que cayó en manos de guerrilleros, momentos en que retornaba a su hogar luego de varias horas de hacer proselitismo político, “fue en la campaña de 1997 para el periodo 98-2000 en la vereda La Muerta del municipio de Puerto Parra, después de haber asistido a la vereda La Muñeca a ejercer mi actividad política, apenas tenía 27 años (...) después de caminar siete horas de ir y venir a las 7:00 p.m. la compañía José Romaña Mena del frente 46 intercepta el vehículo, me hace bajar y me dice que necesitan para conversar conmigo; fue una conversación que duro más de cuarenta días”, relató.

Los reclamos a sus secuestradores, hoy comparecientes ante la JEP, se centraron en lo inhumano que termina siendo el cautiverio, por las largas horas de caminata y por lo indigno que es hacer sus propias necesidades en un hueco, bajo la mirada de hombres armados que le vigilaban.

“Cansado de caminar, con hambre, sudando, le pregunto al guerrillero que para que me llevan y me responden que el secretariado necesita conversar unos temitas conmigo (...) yo les digo a ellos que si me van a tener caminando ¡que me maten! Porque yo no les camino más., lo único que pide un secuestrado es que cuando lo maten lo dejen en un lugar donde la familia lo pueda encontrar; no sé si agradecerle a Dios o a Pastor porque no me mató, ya que en esa época era el poder de Dios o el poder de Pastor”, y agregó que “La dignidad se pierde cuando tiene que ir al chonto, que es un hueco y allí tiene que hacer sus necesidades, con tres guerrilleros mirando”.

Domingo le reclamó a las Farc porque con su secuestro, en el pueblo lo señalaron de tener nexos con los paramilitares y con su liberación de haber hecho acuerdos con las Farc.

“Yo quiero que le aclaren eso a mi pueblo. He llevado ese lastre, volví a lanzarme en el 2004 y fui alcalde pero ese lastre lo he llevado siempre”.

Al finalizar su intervención expresó sus deseos de perdón, “Yo sí los perdono pero no porque se lo merezcan, se los perdono para no seguir yo secuestrado, para liberarme de esto”, puntualizó.

La respuesta de Pastor

Pastor Alape Lascarro reconoció que fue él mismo quien ordenó el secuestro de Domingo Navarro y de otros candidatos a alcaldías de la región, además pidió perdón por el crimen de lesa humanidad.

“Yo fui quien di la orden a todas las unidades del Magdalena Medio que desarrolláramos esa campaña y no iba a dar la orden de matarlo a usted porque usted sabe que en Cimitarra los actores armados tuvimos un punto de equilibrio que nos controlaba y es la Asociación de Trabajadores Campesinos del Carare Opón que nos contralaba a nosotros y a las autodefensas”, dijo Alape Lascarro.

El compareciente expresó a toda la opinión pública que Domingo Navarro nunca tuvo nexos con el grupo guerrillero, “las Farc bloque Magdalena Medio nunca lo catalogó como paramilitar ni jamás fue nuestro amigo, a usted lo secuestramos porque usted fue el más fácil, porque llegó a hacer campaña del lado donde estábamos nosotros”, puntualizó el exjefe guerrillero.

Públicamente, Pastor Alape pidió perdón a todas las víctimas por los vejámenes que padecieron en poder de la extinta guerrilla.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también