miércoles, 03 junio 2020
jueves 19 de marzo de 2020 - 12:00 AM

Diócesis de Socorro y San Gil opta por liturgias virtuales frente a COVID-19

Los sacerdotes tendrán que ofrecer misas por redes sociales, radio y televisión. Los difuntos serán conducidos directamente al cementerio y se cancelaron actos públicos en Semana Santa.
Escuchar este artículo

La Diócesis de Socorro y San Gil adoptó medidas para prevenir la propagación del coronavirus, COVID-19. El obispo Luis Augusto Campos Flórez resaltó que el cuidado de sí mismo y la compasión frente al otro, es parte de la responsabilidad de la iglesia. De acuerdo con esto, adoptó ciertas disposiciones sobre los cuidados que se deben tener frente a la pandemia que atraviesa el planeta.

“Los creyentes del Señor Jesucristo también somos ciudadanos, obligados, por lo tanto, a acatar, con sentido de responsabilidad y solidaridad, las orientaciones que las autoridades competentes ofrecen para enfrentar la situación de crisis sanitaria en el país. Estamos viviendo una situación con un riesgo importante, y por eso se impone asumir como criterio fundamental el evitar las distintas formas de encuentro y concentración que pueda propiciar la expansión del COVID-19”, señaló Campos Flórez.

A partir de este miércoles la Diócesis de Socorro y San Gil asumió de carácter obligatorio disposiciones como la suspensión de celebraciones públicas de misas. Afirmó que se ofrecerán de modo virtual, a través de la televisión, radio y redes sociales. A su vez, los templos y oratorios se cerrarán al público y se recomienda evitar las visitas a los cementerios.

El próximo 20 de marzo se llevaría a cabo una celebración eucarística para la conmemoración de los 125 años de la Diócesis en las Catedrales de Socorro y San Gil. Este acto quedó aplazado hasta nueva orden y la fecha se dará a conocer posteriormente.

Sin velorios

En estos tiempos en donde se ha recomendado tener ciertas precauciones como el tomar distancia social, llorar a los seres queridos que fallecen podría convertirse en una pesadilla. Por orden del Obispo los despojos mortales serán llevados directamente al cementerio y despedidos con una breve oración. La Diócesis pide que se limite la asistencia del público a solo algunos familiares. La parroquia a la cual pertenece la familia ofrecerá una eucaristía privada, la cual podrá ser seguida de modo virtual.

Andrea Laguado, feligrés, opinó que le parece una medida extrema e incluso triste. “Son alternativas que hay que tomar. Hay que pensar que esto no será toda la vida y que es un mal momento por el que está atravesando el planeta. Nuestra cultura, nuestra crianza e incluso nuestra familia nos han permitido velar y llorar a los muertos como hasta ahora se ha hecho. Dios permita que no haya casos así porque es muy duro no tener el tiempo siquiera de asimilar la pérdida. Respeto las decisiones, son necesarias y como se ha dicho, también hay que pensar en el bienestar del otro”.

Quedan suspendidas las celebraciones de bautismo y matrimonio. Se suspenden las confesiones y visitas a enfermos, salvo en situaciones extremas. Quedan suspendidos los encuentros pastorales a nivel diocesano, vicarial, arciprestal y parroquial.

Semana Santa

Queda aplazada la Misa Crismal prevista para el 1 de abril en la Catedral de San Gil. Así también suspendidas las procesiones, viacrucis y demás actos piadosos con participación pública. El Obispo invitó a los fieles a que se unan en oración en familia en tiempo real, pues las ceremonias de Semana Santa se celebrarán en privado sin presencia de fieles en la Catedral de San Gil y transmitidas por radio, televisión y redes sociales.

Zayda Liliana Patiño, feligrés, dijo a Vanguardia que este tipo de decisiones no pueden alterar la fe de la iglesia. Además, que las tecnologías se han convertido en un gran aliado para compartir la palabra de Dios. “Que sea esta la oportunidad para unirnos en oración en familia. Que nos sentemos a escuchar las eucaristías de Semana Santa como antiguamente lo hacíamos: en la sala, en silencio, con nuestros padres, nuestros hijos y atentos a la palabra. Es algo que se debe hacer por salud y seguridad”.

De la mano de redes sociales los sacerdotes han invitado a los fieles a seguir las trasmisiones de sus eucaristías vía redes sociales. Por ejemplo, el padre Pedro García de la Parroquia de la Divina Misericordia de San Gil, ofrecerá misa todos los días a las 6 de la tarde y la transmitirá por su página en Facebook desde la Casa Cural.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.