miércoles, 03 junio 2020
sábado 28 de marzo de 2020 - 12:00 AM

La emergencia ya pasó, pero hay intranquilidad por el río Chicamocha

Tanto comunidad como autoridades realizan constante monitoreo al nivel del represamiento. Pese a que el líquido ya está corriendo, aún hay mucha agua y lodo empozado, situación que preocupa a las autoridades y comunidad.
Escuchar este artículo

Angustiados se encuentran los habitantes de tres municipios del sur de Santander, por un represamiento de agua en el cauce del río Chicamocha. Pese a que el nivel ha mermado, autoridades advierten que las constantes lluvias podrían desbordar un tapón que, según el Alcalde de Cepitá, alcanzó casi los 2 kilómetros.

La situación se presentó el jueves a la medianoche, cuando un aguacero despertó a los habitantes de Jordán, Cepitá y Aratoca. Según narró a Vanguardia Wilmar López Mendoza, las más de mil personas que residen en laderas del río saben lo que tienen que hacer cuando el inverno llega a la zona. “Sea a la hora que sea a uno le toca estar despierto y pendiente porque uno no sabe con lo que pueda llegar la lluvia. A la madrugada nos dimos cuenta que se represó el agua y se llevó por delante cultivos. Afortunadamente ninguna persona sufrió daños”.

De inmediato dieron aviso a las autoridades quienes ordenaron evacuar el municipio de Jordán con aproximadamente 300 habitantes. La carretera que comunica a Cepitá con la vereda San Miguel, epicentro de la situación, quedó destruida. Tanto, que un día después de los hechos y al cierre de esta edición, aún no podía ingresar maquinaria de la Gobernación de Santander al sitio.

Pedro Emilio Moreno, campesino, narró a este medio que a sus años, nunca había visto una situación tal. “El ruido era durísimo. Uno piensa lo peor. La quebrada San Miguel se creció y afortunadamente no hubo víctimas, solo daños materiales. Muchos perdieron sus cultivos”.

¿Qué dicen las autoridades?

Oscar Javier Rey Rey, alcalde de Cepitá, informó que el río ya tomó su cauce normal, pero que en donde se produjo el tapón aún hay una poceta, lo que no les da tranquilidad. “Aunque ya hay agua bajando y el nivel ha mermado, aún es evidente que está tapado. Sin duda hay que remover el material y es lo que desde ayer estamos haciendo con una retroexcavadora. La Gobernación nos va a echar una mano con maquinaria, pero el acceso ha sido casi imposible”.

El mandatario contó que hay varias familias afectadas en distintas veredas y que necesitan ayudas humanitarias. Algunas casas terminaron inundadas con agua y lodo, y una se cayó por completo. La familia fue trasladada a una vivienda en la zona urbana. Otros grupos perdieron sus cultivos de melón y tabaco.

Ante la amenaza y magnitud de la emergencia, más de 80 familias del municipio de Jordán fueron evacuadas, dirigidas a la parte alta del pueblo y ubicadas en un albergue. Al cierre de esta edición varias de ellas ya habían retornado al casco urbano y el Alcalde dispuso personal para vigilar el nivel del río Chicamocha. “Al parecer todo va mejorando. El peor susto ya pasó. He hablado con la comunidad y deben estar pendientes ante cualquier aviso de la Policía Nacional. Estamos alerta ante cualquier eventualidad”, dijo Arnulfo Castro Ferreira.

El director de la Corporación Autónoma Regional de Santander, CAS, Alexcevith Acosta Sánchez, señaló que hasta altas horas de la noche un equipo técnico estuvo apoyando la situación. Advirtió que la comunidad debe abstenerse de hacer presencia en el río y recomendó a Isagén que active sus protocolos de seguridad y emergencia, dado a que el río Chicamocha descarga al Suárez, posteriormente al Sogamoso y podría tener efectos en el embalse de Topocoro.

Gestión del Riesgo señaló que están realizando constante monitoreo al punto crítico, aguas arriba del municipio de Cepitá, mientras se disuelve el represamiento de manera natural. Invitó a la población a la calma y a estar prevenidos.

Por el momento, tanto la comunidad como autoridades seguirán haciendo vigilancia y monitoreo a la zona de alto riesgo. Mientras tanto recomiendan a la comunidad alejarse de las laderas del río Chicamocha, no practicar la pesca y, además, usar protección ante prevención del COVID-19.

dato
Algunas casas terminaron inundadas con agua y lodo, y una se cayó por completo. La familia fue trasladada a una vivienda en la zona urbana. Otros grupos perdieron sus cultivos de melón y tabaco.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.