lunes, 26 octubre 2020
domingo 18 de octubre de 2020 - 12:00 AM

Reglas para ventas ambulantes en el Socorro

Luego de seis reuniones entre las autoridades y los voceros de Asouvanss, se concretaron algunos acuerdos para que los vendedores informales callejeros puedan ejercer su actividad.
Escuchar este artículo

La esquina del antiguo edificio de Telecom y el sector de San Victorino son los sitios autorizados por la alcaldía del Socorro para que los vendedores estacionarios de la capital comunera reinicien sus labores.

Luego de seis reuniones entre las autoridades y los voceros de la Asociación de Vendedores Ambulantes y Estacionarios del Socorro, Asouvanss, se concretaron algunos acuerdos para que los vendedores informales callejeros puedan ejercer su actividad.

El acuerdo toma fuerza luego de que en los últimos días se presentara algunos altercados con algunos vendedores de aguacates en carretas que normalmente se hacen en el perímetro de la casa de mercado del municipio.

Ernesto Cala Santos, secretario de Tránsito del Socorro, explicó que la venta de alimentos en carretas está prohibida y estas no pueden estacionarse en las vías, debido a los inconvenientes de movilidad que generan.

Lo que buscan vendedores y autoridades es organizar el trabajo en las calles y evitar inconvenientes a la comunidad, reduciendo además el riesgo de contagio.

Juan Manuel Silva Aldana, presidente de Asouvanss, dijo que en esta nueva etapa de reapertura es fundamental seguir las indicaciones para la protección de la salud de los vendedores y los transeúntes.

El vendedor hizo un llamado precisamente a todos sus colegas para que atiendan las exigencias de bioseguridad necesarias en la nueva etapa de actividad.

Las reglas

Lo primero para tener en cuenta es que tienen que olvidarse de trabajar en los parques La Independencia y La Chiquinquirá, donde normalmente se hacían.

Cala dijo que los parques seguirán cerrados y por eso se estableció la zona libre del antiguo edificio de Telecom y San Victorino, con la exigencia de no acomodar los puestos uno junto a otro para evitar aglomeraciones.

Silva Aldana indicó que normalmente en este sector se hacen más de 13 vendedores.

De acuerdo con las cifras de Asouvanns, en la capital de la provincia Comunera hay 230 vendedores de la calle, de los que 79 pertenecen a la asociación y cerca del 50% son estacionarios. Estos registros no incluyen a los migrantes venezolanos que poco a poco van regresando al municipio y muchos de ellos tienen como actividad económica la venta de diferentes productos en las vías públicas.

Para evitar aglomeraciones, los vendedores estacionarios deberán acordar una especie de pico y placa, para que alternen su trabajo en dos grupos, de tal forma que uno trabaje cada día.

El responsable de tránsito explicó también que es responsabilidad de cada uno de estos vendedores tener geles o antibacteriales para uso propio y de sus clientes, usar tapabocas en todo momento y no permitir que las personas se junten en sus puestos.

Los vendedores de la asociación estarán uniformados y tendrán el carné de afiliación. “El compromiso de todos es dejar las zonas limpias y no dejar nada en el espacio donde se trabaja”, dijo Silva.

Antes de sacar sus puestos a las calles la asociación deberá garantizar a la administración pública el cumplimiento de las normas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.