jueves, 22 abril 2021
jueves 11 de marzo de 2021 - 12:00 AM

CDI de San Gil, un ‘elefante blanco’ que quiere caminar

La obra construida en un lote cedido por parte del Colegio Nuestra Señora de la Presentación y en donde se invirtieron $1.340 millones aportados por el Fondo Financiero de proyectos de Desarrollo es el ejemplo perfecto de la desidia y la falta de interés de los entes del Estado.
Escuchar este artículo

Seis años completará sin uso y sin haber atendido un solo niño, el Centro de Desarrollo Infantil ubicado en el barrio Pablo VI de San Gil. Eso sí, la placa de la obra de diciembre de 2015 permanece intacta, con los nombres del gobernador de Santander, el alcalde de la época y la empresa contratista.

La obra construida en un lote cedido por parte del Colegio Nuestra Señora de la Presentación y en donde se invirtieron $1.340 millones aportados por el Fondo Financiero de proyectos de Desarrollo es el ejemplo perfecto de la desidia y la falta de interés de los entes del Estado.

Tras su construcción, terminación y entrega en diciembre de 2015, la obra no pudo ser entregada satisfactoriamente al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar debido a los múltiples problemas de humedades y filtraciones de aguas lluvias. Solo bastaron unos aguaceros en su momento para evidenciar el problema.

En 2018, el entonces secretario de Infraestructura de Santander y hoy alcalde de San Gil, Hermes Ortiz Rodríguez, explicó a este medio que “la recibió la Gobernación de Santander, debió entregarse al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, pero luego de que ocurrieran unos aguaceros y la obra se inundara, se denotó que faltaban obras complementarias para evitar unas aguas lluvias”.

En ese momento dicho despacho se comprometió a hacer un proyecto rápido para su recuperación y entrega. Hoy el CDI permanece vacío, aunque al parecer ya sin los problemas de filtración de agua.

Luis Medina Zambrano, personero de San Gil, llevó el caso a la Contraloría General de la Nación, CGN, para que fuese incluido en iniciativas como ‘Compromiso Colombia, cuentas claras’, buscando poner a andar este ‘elefante blanco’, en el que deberían estar siendo atendidos 95 niños.

Medina agregó que tras las gestiones desde la CGN se comprometieron a hacerle seguimiento a la historia del CDI.

Una nueva ilusión

El personero, acompañado de la interventora de la obra y dos veedores civiles sangileños, visitaron las instalaciones del CDI y ahí el resultado fue alentador, si es que se puede usar ese término para una obra olvidada.

Aunque se evidencia el descuido y la falta de mantenimiento en algunos techos, las zonas verdes y otros espacios, el problema de las correnterías de aguas ya estaría solucionado, es decir, que el mayor inconveniente ya habría sido resuelto.

Para confirmarlo y evaluar las nuevas adecuaciones que se requieren, la interventora volverá hoy al CDI en compañía de un profesional de la Gobernación de Santander para hacer una lista de chequeo y así presentar los requerimientos al ente departamental.

La preocupación es grande, manifestó Helí Guevara Gualdrón, miembro de las veedurías ciudadanas sangileñas, porque obras como esta demuestran la falta de interés de parte de “la gobernación de Santander, la alcaldía, Fonade y el ICBF que es el que en últimas tiene que recibir la obra y ni suena ni truena”, dijo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también