domingo, 13 junio 2021
domingo 30 de mayo de 2021 - 12:00 AM

Hospitales de San Gil y Socorro en el momento más crítico de la pandemia

El agravante es que el número de pacientes no disminuye, siendo esta la situación más compleja por el nivel, la cantidad de contagios y el desborde de la capacidad de atención en las instituciones.
Escuchar este artículo

Los centros hospitalarios de las provincias Guanentá y Comunera atraviesan los peores momentos en el marco de la pandemia. Declarados en alerta roja, los Hospitales Manuela Beltrán del Socorro y el Hospital Regional de San Gil, ven cómo la capacidad de atención se desborda cada día más.

En el Socorro, que enfrenta el reto de ser el principal centro de atención de mayor nivel en el sur de Santander y el que tiene más número de camas en la Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, para COVID-19 tiene 23, la alerta roja completa más de un mes.

El agravante es que el número de pacientes no disminuye, siendo esta la situación más compleja por el nivel y la cantidad de contagios, destacó Pablo Cáceres, gerente de la institución socorrana.

Aunque aún no se llega a la necesidad de que los galenos tengan que aplicar el ‘triage ético’, que básicamente es decidir entre un paciente y otro cual debe recibir la respiración mecánica, el contexto actual es muy grave y cada vez es más complicado garantizar camas libres en la UCI.

Toda esta situación ha obligado a restringir cirugías que no sean de urgencia vital y limitar la remisiones de los pueblos, en donde los centros de salud tienen que tratar de dar manejo a los casos que se presenten.

Hospital sangileño

En la capital de la provincia Guanentá el hospital entró nuevamente en alerta roja, con una ocupación completa en la zona respiratoria de COVID-19.

En un comunicado emitido el pasado viernes sobre las 7:00 de la noche, la institución indicó que a pesar de los esfuerzos hechos para aumentar la capacidad de atención, los servicios hospitalarios habían llegado al 100% de su capacidad en las áreas de urgencias, cuidados intermedios e intensivos de la zona de aislamiento respiratorio creada para la atención de la pandemia.

Horbes Buitrago Mateus, gerente del principal centro de atención de la provincia de Guanentá, reconociendo que se está atravesando la situación más crítica del último año, dijo que se ha “venido aumentando el porcentaje de ocupación por mayor demanda de servicios. No tenemos espacios para pasar pacientes a UCI porque estamos totalmente llenos, ni remitirlos a otra ciudad porque no hay camas disponibles, esto ha generado ocupación completa en los otros servicios (...) Le solicitamos al centro regulador que no nos enviara mas pacientes de los pueblos de la provincia”.

El funcionario dijo además que el talento humano está a tope y lo más preocupante es que los recursos de atención empiezan a escasear, un hecho que genera una preocupación muy grande dada la urgencia con que los pacientes requieren la atención.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también