lunes, 01 junio 2020
miércoles 11 de marzo de 2020 - 12:00 AM

Invías expuso primer avance de lo que será la variante del Socorro en Santander

Algunos socorranos manifestaron sus dudas sobre la responsabilidad ambiental de las futuras obras, así como un supuesto aislamiento del municipio de lo que será el nuevo tramo nacional.
Escuchar este artículo

Se llevó a cabo la primera socialización de lo que sería la variante del Socorro. La actividad estuvo dirigida por representantes del Instituto Nacional de Vías, Invías, a propósito de los primeros meses de trabajo en lo que tiene que ver con los estudios y diseños del proyecto. La comunidad tuvo la oportunidad de participar y exponer sus inquietudes. Algunas de ellas fueron resueltas pero aún quedan dudas sobre si la variante aislará a los visitantes del casco urbano y qué sucederá en materia ambiental.

Jackeline Bayona, comerciante, manifestó su preocupación pues cree que su negocio se verá afectado. Señala que la vía actual se vuelve estratégica pues el turista debe entrar al municipio y conocer más sobre sus tradiciones. “Toda la vida he tenido mi negocio junto a la Plaza del Mercado. Lo de la variante menguaría las ventas y aislaría el municipio de la zona comercial”.

Por su parte Nelly Quintero se pregunta cómo mitigarán los daños ambientales en la parte alta del municipio.

Los estudios y diseños del proyecto dieron inicio en noviembre del año pasado y tienen un plazo de ejecución de 7 meses. El llamado “megaproyecto” contribuiría, según expertos, a la tranquilidad de los socorranos pues el tramo nacional actual atraviesa la parte céntrica y comercial del Socorro, lo que pone en riesgo la seguridad de los transeúntes.

Claudia Luz Alba Porras, alcaldesa, explicó que existían unos estudios y diseños previos desde el año 2010, pero que se encontraban desactualizados. Añadió que el actual tiene componentes importantes en tema ambiental, predial y técnico, que es lo que debe tener todo proyecto de infraestructura. Una vez esté lista esta primera etapa acudiremos al Gobierno Nacional y Departamental para la consecución de recursos”.

En cuanto a recursos, Porras habló sobre dos posibilidades: la primera que el Gobierno Nacional respalde la obra una vez termine la variante de San Gil en 2022. O, por el contrario, que se dé una iniciativa privada y se contemple por la Agencia Nacional de Infraestructura.

La variante tendría una extensión aproximada a los 8 kilómetros y el interés de Claudia Luz Alba es que todos los sectores estén de acuerdo con los trabajos a futuro. “Es comprensible que la gente tenga temores y por eso es tan importante la socialización. Para Invías es indispensable contar con la ciudadanía y que todos estén complacidos con el proyecto. Hay que poner de ejemplo a Tunja. Desde que esta capital construyó su variante, el desarrollo ha sido significativo. Hoy en día las principales construcciones y las zonas con progreso comercial, son las que están junto a ella”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.