domingo, 17 octubre 2021
martes 24 de agosto de 2021 - 12:00 AM

Llegada de más basuras generan malestar en San Gil

Habitantes de las zonas rurales se sienten engañados por la autoridad ambiental porque la semana pasada se les había asegurado que no se recibirían desechos de la crisis de El Carrasco.
Escuchar este artículo

Aunque la semana pasada se le aseguró a los habitantes de San Gil que no se recibirían residuos de los municipios afectados por el cierre del relleno sanitario de El Carrasco, ahora existe la posibilidad de que lleguen las basuras de Betulia, Zapatoca y Los Santos.

El anuncio hecho por Alexcevith Acosta, director de la CAS, a un medio radial nacional, tomó por sorpresa a los habitantes de la capital de la provincia Guanentá, especialmente a los residentes de las veredas El Cucharo, Ojo de Agua y Volador, vecinos de los dos rellenos sanitarios: el municipal, responsabilidad de la empresa de servicios públicos Acuasan, y el de Empsacol, que es privado y tiene licencia para amontonar basuras de los 74 municipios que hacen parte de la jurisdicción de la CAS.

Este último es el único que funciona en la actualidad porque el de Acuasan sobrepasó su capacidad y actualmente está en fase de adecuación de una cava que le extendería por otros cuatro años la vida útil.

Se sienten engañados

El desconcierto en los habitantes de la zona rural es total. Primero, porque el mismo Acosta en medios de comunicación expresó que esto no sucedería y, luego, en una reunión solicitada por la comunidad en donde participaron las autoridades sangileñas, con funcionarios de la corporación y Empsacol, también se les aseguró que no llegarían más residuos.

“Nos dicen una cosa y hacen otra (...) Se van a excusar en un decreto, en que jurídicamente no podemos hacer nada o en que son pocas toneladas y así nos siguen llenando de basuras”, dijo José Núñez, líder veredal.

Desde las veredas se plantea un nuevo paro y en redes sociales se empieza a promover un paro cívico para que a San Gil no sigan llegando desechos de más municipios.

Marcos Ayala, otro residente del campo, explicó que hay dos problemas: las basuras y la vía, porque el deterioro que causan los vehículos de basuras en la carretera San Gil - Cabrera es notable y ellos (los residentes), son los que sufren las consecuencias.

“Por qué la CAS no viene y mira la basura que queda en el camino cada vez que pasa un camión”, dijo Núñez.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también