lunes, 17 enero 2022
domingo 28 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Más controles a PCH del río Mogoticos

La tarde del viernes pasado, por petición del representante a la Cámara, Fabián Díaz, se desarrolló un debate de control político en la Comisión Séptima de esta corporación, teniendo como tema central el nombrado proyecto que gestiona la empresa Hidroturbinas Delta.
Escuchar este artículo

La presión social y política aumenta sobre el proyecto que busca la construcción de una Pequeña Central Hidroeléctrica, PCH, en el río Mogoticos, así como la incertidumbre sobre el futuro del mismo.

La tarde del viernes pasado, por petición del representante a la Cámara, Fabián Díaz, se desarrolló una audiencia pública de control político en la Comisión Séptima de esta corporación, teniendo como tema central el nombrado proyecto que gestiona la empresa Hidroturbinas Delta.

Julián Andrés Sánchez Ríos, líder juvenil y ambiental que aparece como tercer interviniente en el proceso de licenciamiento ambiental adelantado por la Corporación Autónoma de Santander, CAS; resaltó justamente la ausencia de la corporación y de la empresa proponente.

El vocero expresó que desde los representantes de las comunidades se tenía como objetivo que desde la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes se hiciera un llamado a la CAS y las entidades de control como la Procuraduría General de la Nación a cumplir el debido proceso en el licenciamiento ambiental, que se presenta como el trámite principal para la posible ejecución del proyecto.

Una de las principales exigencias que se hace a la corporación es que detenga cualquier avance hasta que la empresa responsable no realice las socializaciones con las comunidades de la forma como indica la ley.

Entre las denuncias por esto, hay quejas sobre la presunta recolección de firmas que habría hecho la empresa de forma engañosa en algunos sectores para comprobar supuestas socializaciones, como lo manifestó Gilberto Hernández Villalba, delegado de Asojuntas de San Gil de la zona rural.

Otra de las exigencias es que dado el impacto ambiental que tendría el proyecto aumente el número de comunidades en donde debe ser presentado. Sánchez Ríos recordó que actualmente solo hay cuatro veredas incluidas (dos de mogotes y dos de san Gil), pero la petición es que las socializaciones sean generalizadas para las poblaciones de Mogotes, San Gil, Valle de San José y Curití.

Las denuncias que llegan desde diferentes organizaciones como la Corporación Compromiso están relacionadas con el deterioro y la captación de gran parte del caudal del río Mogoticos, principal fuente de agua que llega al río Fonce.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también