sábado, 16 octubre 2021
jueves 26 de agosto de 2021 - 12:00 AM

Reunión crucial por el sector del Derrumbe en San Gil

En el encuentro programado para hoy participarán autoridades locales, Comité Departamental del Riesgo, Instituto Nacional de Vías, Invías; y Agencia Nacional de Seguridad Vial.
Escuchar este artículo

Limitar, reducir o mitigar el riesgo en la vía de acceso a San Gil en el sector conocido como ‘El Derrumbe’ será el tema a discutir en la reunión programada entre autoridades locales, Comité Departamental del Riesgo, Instituto Nacional de Vías y Agencia Nacional de Seguridad Vial.

El encuentro anotado para hoy resulta crucial, dada la alta accidentalidad en el sector, especialmente de vehículos pesados. El hecho más reciente, sin víctimas fatales para lamentar, se dio la semana pasada y generó una enorme congestión sobre la vía nacional. Pero no todos son así.

El 11 de septiembre del año pasado se presentó el último accidente realmente grave, cuando un furgón cargado de piñas y con un pequeño trasteo se llevó por delante un local desocupado en el sector del Ragonessi y terminó contra un muro reforzado de una vivienda. El resultado, aparte de la pérdida total del automóvil, dos muertos y un herido.

Con ese incidente, en el sector del derrumbe - un descenso de 1.800 metros aproximadamente - ubicado en el acceso a San Gil viajando desde Bucaramanga, se completan 14 muertos y 29 heridos en los últimos 21 años.

La solución está planteada

La reunión resulta crucial para evitar que los accidentes por carros pesados que se quedan sin frenos se sigan presentando en este sector.

Aunque la principal solución ya está andando, que es la construcción de la Variante de San Gil con la inversión de $183.000 millones por parte del Instituto Nacional de Vías, Invías, y cuyo principal objetivo es desviar el tránsito pesado.

Sin embargo, esto no es suficiente por dos razones: La primera es que mientras se concluye la variante los vehículos pesados deben seguir usando la vía principal y después, cuando sea terminada, la vía seguirá en uso.

Desde San Gil se plantean entonces varias soluciones. La principal es la construcción de las plantas de frenado y aunque el proyecto ya existe no ha tenido la acogida a nivel nacional.

Hermes Ortiz Rodríguez, alcalde de San Gil, indicó que entregará hoy la propuesta nuevamente.

La visita será aprovechada para revisar el sitio donde se plantea la construcción de dichas rampas de frenado que requieren una inversión cercana de $7.000 millones que se buscarían justamente a través del Invías.

Acciones a corto plazo

Mientras se define la aprobación e inversión de las rampas de frenado, desde San Gil se plantean otras obras que podrían darse de forma inmediata.

La primera sería la construcción de reductores de velocidad en el sector del Guasca, antes de llegar al descenso del sector del Derrumbe y otro en el Ragonessi antes de la entrada al sector del Ragonessi. Ortiz aseguró que con los reductores en cada extremo se lograría un gran impacto.

Lo otra acción es la de mejorar las vías de acceso de la carrera quinta y la carrera cuarta (barrio Paseo del Mango) con la vía nacional, que también son un foco de accidentes en el mismo tramo.

De esta forma, factores como la alta accidentalidad y el poder tener a todas las instituciones en el municipio, se presentan como la principal oportunidad de los sangileños para conseguir un plan real de mitigación en este sector vial.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también