sábado, 16 octubre 2021
jueves 16 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

Variante de San Gil sin avances, ni plata ni gestión

Hasta ahora, tras el reinicio de la obras en julio de 2020, la variante tiene apenas un avance del 5,5%, según el informe técnico de la veeduría presentado ayer ante los alcaldes de la provincia Guanentá.
Escuchar este artículo

Que la plata no va alcanzar, que no hay avance, que Concay SA no entrega información, que el Instituto Nacional de Vías no responde, son las quejas más comunes escuchadas en San Gil sobre el proyecto de la variante. Desde el alcalde de San Gil, pasando por el Personería Municipal, hasta los gremios, vienen repitiendo las denuncias una y otra vez.

Las mismas fueron confirmadas por la veeduría organizada por la Cámara de Comercio de Bucaramanga, que ayer entregó un informe desalentador y en la misma línea de todo lo hablado en los últimos meses.

Lo primero para decir y hacer claridad a los residentes de San Gil y la provincia Guanentá es que la obra no sería entregada en 2023, como está previsto.

Hasta ahora, tras el reinicio de las obras en julio de 2020, la variante tiene apenas un avance del 5,5%, según el informe técnico de la veeduría.

El proyecto adjudicado en 2018 tiene un tiempo de ejecución pactado de 54 mesesde los que hasta ahora van 37 meses. Es decir, que mientras el avance de obra no llega ni al 10%, el tiempo transcurrido de ejecución es del 68%.

Para llegar al punto de avance de equilibrio en cuanto tiempo, la empresa constructora Concay SA tendría que aumentar el ritmo de trabajo 42 veces, analizan los profesionales de la veeduría.

“Para hacerlo de manera clara, para hablar del nivel de atraso, si uno tuviera que calificar de 1 a 10 estamos bien rajados en el cumplimiento del cronograma, por ahí 1,8”, aseguró Juan Carlos Rincón, director de la Cámara de Comercio de Bucaramanga.

El panorama empeora si se tiene en cuenta que actualmente la mayoría de los frentes de trabajo de la obra están paralizados por diferencias entre la constructora (Concay SA), la interventoría y el Invías, quienes no se han puesto de acuerdo en el costo de labores imprevistos.

En este listado estarían por lo menos 100 obras, en donde las partes no fijan un precio. Marcela Gualdrón Forero, vocera de la veeduría, explicó en este listado hay intervenciones de todo tipo como construcción box culvert y estabilización de taludes.

En junio pasado se conoció justamente que algunos sectores de la obra ya estaban parados porque había facturas sin pagar, debido a que no se había aprobado el valor de las mismas por parte del Invías.

Lo único que estaría andando en este momento es la cimentación de los puentes y ahí también se ve muy poco trabajo, afirmó John Díaz, gerente de la seccional en San Gil de la Cámara de Comercio de Bucaramanga.

“Decepcionante y lamentable lo que está sucediendo”, fueron los términos que usó Edgar Lesmez, presidente de la junta directiva de Fenalco sur de Santander, advirtiendo el manto de duda que queda sobre Invías y Concay SA por su actuación en este proceso, especialmente por la falta de claridad en la ejecución y la información sobre el proyecto.

Otros pendientes

Además de los anteriormente mencionados, la firma constructora y el Invías aún no deciden por ejemplo el futuro de un grupo de viviendas en el barrio Ciudad Blanca, en donde los propietarios están a la espera de decidir si les van a comprar o no sus viviendas debido a la cercanía de la infraestructura.

El otro lío es la compra de propiedades. De los 218 predios para adquirir, el proceso se ha completado en 15 que ya están nombre del estado.

Gualdrón, sin embargo, aclaró que entre los pasos intermedios para lograr la adquisición está la actualización de la ficha predial y ahí el proceso se cumplió en el 99% de los terrenos.

“El rubro para la gestión predial se agotó. Invías debe conseguir recursos adicionales”, estipula el resumen del informe de la veeduría.

Gualdrón agregó que hay predios en donde no se pudo llegar a un acuerdo de compra y pasaron a expropiación por parte del Invías, procesos que están en trámites.

En este punto Luis José Medina Zambrano, personero de San Gil, ha recalcado en varias ocasiones la falta de claridad con los compradores y la necesidad de poner atención a las familias que hicieron acuerdos de palabra con los dueños iniciales, compraron y viven en sus casas hace décadas, pero no tienen escrituras de las mismas, a quienes no se les deben vulnerar sus derechos.

No hay plata

Con todos estos antecedentes lo claro es que los $183.000 millones destinados inicialmente para el proyecto tampoco van a alcanzar, dijo Díaz.

Hermes Ortiz Rodríguez, alcalde de San Gil, ha insistido en varias ocasiones sobre este punto, solicitando que se aclare cual es el alcance real del proyecto, sin que hasta el momento se haya obtenido una respuesta.

Justamente uno de los problemas ha sido recibir información, así lo constató la veeduría de la Cámara de Comercio, desde donde se afirmó la dificultad para recibir respuestas y si llegan no son completas.

En una visita relámpago hecha en enero pasado a San Gil por la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, habló de la necesidad de hacer una adición presupuestal cercana a los 100.000 millones al proyecto.

Un frente común

Recordando lo sucedido en 2017 cuando se hizo el frente común para conseguir la aprobación del proyecto de la variante y sus recursos, como obra fundamental para mejorar la movilidad y reducir la accidentalidad en la vía de acceso a San Gil , los gremios (Cámara de Comercio de Bucaramanga y Fenalco sur de Santander) y alcaldía de San Gil, llamaron a la unión para, entre todos, no dejar que el proyecto se convierta en un elefante blanco.

“Lo que proponemos es revivir el comité provariante, donde estaba la iglesia, los líderes económicos, las fuerzas vivas del municipio y la región, porque esta es una obra que nos beneficia a todos”, dijo el director de la junta directiva de Fenalco sur de Santander.

“Hay que revisar qué cosas como ciudad vamos a hacer, porque la vía actual nos va a seguir acompañando durante muchos años y necesitamos planes de acción para reducir el riesgo”, afirmó Lesmez.

En la presentación del informe hecha frente a los alcaldes de la provincia se les pidió a todos unirse para rescatar la Variante de San Gil.

Ojalá la espera y retrasos en la obra no se conviertan en lágrimas de más víctimas de los fatales accidentes que se presentan en la vía de acceso a San Gil, en donde las rampas de frenado también parecen ser una urgencia solo para los habitantes del municipio y sus autoridades, porque las nacionales no escuchan.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también