miércoles, 03 junio 2020
domingo 01 de marzo de 2020 - 12:00 AM

Villanueva y Barichara piden pozos profundos

La meta es que este año se haga el estudio y las excavaciones pertinentes para habilitar por lo menos dos pozos profundos, uno en cada uno de estos municipios vecinos.
Escuchar este artículo

Las temporadas de verano cada vez son más fuertes y largas. Para municipios como Villanueva y Barichara, que tienen un sufrimiento marcado por la falta de acceso a fuentes hídricas para el abastecimiento de agua, este resulta un problema cíclico cada vez más preocupante.

En la última semana, los alcaldes de los dos municipios se pusieron de acuerdo y de forma conjunta presentaron una solicitud ante el Servicio Nacional Geológico Colombiano y la Unidad Nacional parea Gestión del Riesgo de Desastres, UNGRD, para que se volviera a elaborar un estudio de investigación geológico, con miras a encontrar pozos profundos que ayuden a mitigar el problema.

Alfonso Rodríguez Patiño, alcalde de Barichara, explicó que aunque esto no representa una solución permanente y del todo a la problemática existente, sí sería una herramienta más para enfrentar los veranos, que, como el que aún se siente, ha obligado a la población de este municipio a recibir el servicio de agua potable por horas y a llevar carro tanques al sector rural de forma permanente.

La meta de las administraciones municipales es que los tomen en serio, que este año se haga el estudio y las excavaciones pertinentes para habilitar por lo menos dos pozos profundos, uno en cada uno de estos pueblos, que son vecinos.

Precisamente, en 2010 ya el Grupo de Exploración de Aguas Subterráneas de la Universidad Industrial de Santander hizo un estudio de esta naturaleza, que terminó con la construcción de pozos profundos en Barichara desde donde hoy se captan seis litros por segundo.

Le puede interesar: Así se enfrenta en Santander el desabastecimiento de agua.

Con la información existente se podrían focalizar los esfuerzos para encontrar nuevos pozos en Barichara, mientras que en Villanueva, donde hasta ahora no hay ninguna excavación de esta naturaleza, el trabajo de investigación tendría que ser más exhaustivo.

José Alfredo Jiménez Barón, alcalde de Villanueva, indicó que este verano, por ejemplo, a pesar de los esfuerzos hechos para racionar y hacer que el caudal hídrico existente alcalce, pasaron muchos apuros para mantener el servicio así fuese por horas en la zona urbana y cada dos días en el sector rural, donde además los agricultores sufren porque no tienen agua para sus cultivos.

Este hecho también se evidenció en Barichara y puso en jaque a cultivadores, especialmente de frijol de las dos poblaciones vecinas, que entre los últimos meses de 2019 y los primeros de 2020 perdieron gran parte de sus cosechas.

Las últimas dos semanas, con algunas lluvias, sirvieron como un alivio para los encargados de administrar y vigilar el servicio, que vieron como el nivel de agua mejoró.

Robinson Mogollón, técnico encargado de la Unidad de Servicios Públicos de Villanueva, indicó que durante este verano pasaron un momento especialmente crítico, porque la represa el embalse Las Lajas – que ayuda a surtir el embalse El Común- se secó.

Lea también: San Gil necesita con urgencia otra vía y el aeropuerto.

El Común es el embalse principal desde donde se surten los acueductos de Villanueva y Barichara y este solo tiene dos formas de llenarse: desde Las Lajas y de aguas lluvias y en las últimas semanas no tenía ninguna de las dos.

“Esto hizo que el nivel del agua empezará a bajar muy rápidamente”, sentenció Mogollón, reconociendo que con las últimas lluvias se recuperó un poco el nivel.

Las temporadas de verano cada vez son más fuertes y largas. Para municipios como Villanueva y Barichara, que tienen un sufrimiento marcado por la falta de acceso a fuentes hídricas para el abastecimiento de agua, este resulta un problema cíclico cada vez más preocupante.

En la última semana, los alcaldes de los dos municipios se pusieron de acuerdo y de forma conjunta presentaron una solicitud ante el Servicio Nacional Geológico Colombiano y la Unidad Nacional parea Gestión del Riesgo de Desastres, UNGRD, para que se volviera a elaborar un estudio de investigación geológico, con miras a encontrar pozos profundos que ayuden a mitigar el problema.

Alfonso Rodríguez Patiño, alcalde de Barichara, explicó que aunque esto no representa una solución permanente y del todo a la problemática existente, sí sería una herramienta más para enfrentar los veranos, que, como el que aún se siente, ha obligado a la población de este municipio a recibir el servicio de agua potable por horas y a llevar carro tanques al sector rural de forma permanente.

La meta de las administraciones municipales es que los tomen en serio, que este año se haga el estudio y las excavaciones pertinentes para habilitar por lo menos dos pozos profundos, uno en cada uno de estos pueblos, que son vecinos.

Precisamente, en 2010 ya el Grupo de Exploración de Aguas Subterráneas de la Universidad Industrial de Santander hizo un estudio de esta naturaleza, que terminó con la construcción de pozos profundos en Barichara desde donde hoy se captan seis litros por segundo.

Con la información existente se podrían focalizar los esfuerzos para encontrar nuevos pozos en Barichara, mientras que en Villanueva, donde hasta ahora no hay ninguna excavación de esta naturaleza, el trabajo de investigación tendría que ser más exhaustivo.

José Alfredo Jiménez Barón, alcalde de Villanueva, indicó que este verano, por ejemplo, a pesar de los esfuerzos hechos para racionar y hacer que el caudal hídrico existente alcalce, pasaron muchos apuros para mantener el servicio así fuese por horas en la zona urbana y cada dos días en el sector rural, donde además los agricultores sufren porque no tienen agua para sus cultivos.

Este hecho también se evidenció en Barichara y puso en jaque a cultivadores, especialmente de frijol de las dos poblaciones vecinas, que entre los últimos meses de 2019 y los primeros de 2020 perdieron gran parte de sus cosechas.

Las últimas dos semanas, con algunas lluvias, sirvieron como un alivio para los encargados de administrar y vigilar el servicio, que vieron como el nivel de agua mejoró.

Robinson Mogollón, técnico encargado de la Unidad de Servicios Públicos de Villanueva, indicó que durante este verano pasaron un momento especialmente crítico, porque la represa el embalse Las Lajas – que ayuda a surtir el embalse El Común- se secó.

El Común es el embalse principal desde donde se surten los acueductos de Villanueva y Barichara y este solo tiene dos formas de llenarse: desde Las Lajas y de aguas lluvias y en las últimas semanas no tenía ninguna de las dos.

“Esto hizo que el nivel del agua empezará a bajar muy rápidamente”, sentenció Mogollón, reconociendo que con las últimas lluvias se recuperó un poco el nivel.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.