domingo, 13 junio 2021
martes 08 de junio de 2021 - 12:00 PM

Así van las provincias de Santander en el tercer pico de Covid-19

La preocupación por el elevado número de casos de Covid-19 no se queda solo en el área metropolitana. Las diferentes cabeceras municipales como Barrancabermeja, Socorro, San Gil y Málaga también viven actualmente un colapso en su red hospitalaria.
Escuchar este artículo

El panorama que vive Santander como consecuencia del Covid-19 continúa siendo preocupante. Este lunes, el departamento reportó por primera vez en un año y tres meses de pandemia la cifra más alta de contagios: 3.036 y sumó 43 nuevos fallecidos.

Así las cosas, ya se acumulan 146.276 casos totales, 15.738 casos activos, en 82 municipios, 125.673 recuperados y 4.865 fallecidos.

De acuerdo con Nancy Cañón Meza, directora Ejecutiva de la Asociación de Hospitales de Santander, Asehisan, en las provincias se está viviendo un panorama muy difícil. “Ellos reciben a los pacientes, pero cuando tenemos que hacer una remisión para una UCI intermedia o una UCI de alto nivel no hay quien reciba al paciente”.

Según cifras del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias de Santander, Crue, este martes 8 de junio, el departamento amaneció con el 99,55 % de ocupación en sus Unidades de Cuidado Intensivo. Solo hay tres camas disponibles y 43 personas a la espera de una.

Del 99,55 % de ocupación UCI en Santander el 60,86 % es por el virus y el 38.69 % restante por otras patologías.

Puede leer: Solo hay dos camas UCI en Bucaramanga y el área: Panorama del colapso hospitalario.

Es decir que a la fecha hay 855 pacientes con Covid-19 en centros médicos: 409 en UCI y 446 en hospitalización. Además hay 260 pacientes en unidades de cuidado crítico por otras patologías, lo que quiere decir que las UCI están ocupadas por 669 pacientes.

Según reveló Cañón Meza en días pasados en el Hospital de Mogotes falleció una persona esperando atención “porque no había quien lo recibiera”.

“La situación es muy grave, hemos tenido que atender un gran número de pacientes en el servicio de urgencias que deberían ser tratados en las UCI o en hospitalización por la falta de disponibilidad de camas”, dijo.

Las Unidades de Cuidado Intensivo de los hospitales de Socorro, San Gil y García Rovira llegaron al 100 % de su capacidad, no tienen cómo recibir un paciente más. En Barrancabermeja la ocupación está en 98,75 %.

“A Málaga le han llegado algunos ventiladores extra para aumentar su capacidad, pero no da a basto porque estamos sobredimensionados en la demanda de paciente, que supera toda la capacidad instalada. A pesar de que nos preparamos en infraestructura, dotación y talento humano en este momento que la gente no se está cuidando y está llegando a hospitales y clínicas no podemos atenderlos por más expansión que tengamos”, enfatizó la directora de Asehisan.

Según el Crue, a la fecha 43 personas están a la espera de una cama UCI, una por una UCI intermedia y cuatro por una cama para terapia Ecmo.

De acuerdo con Javier Villamizar, secretario de Salud de Santander, es complicado enviar pacientes de la región a otros departamentos porque nadie está recibiendo.

“Bogotá tiene más de 300 pacientes esperando UCI y Medellín y Cali están en la misma situación. Por protocolo se espera descongestionar los sitios con más pacientes en espera”, señaló.

Indicó además que ante el colapso del sistema de salud en la región y en el país le solicitan a los promotores del paro suspender las marchas. “Podemos hacer un PMU y tomar medidas restrictivas, eso sería lo correcto, pero para que lo hacemos si van a seguir los paros y estaríamos afectando el comercio, aunque a la fecha Santander no se ha reactivado”, indicó.

“Hacemos un llamado de súplica a toda la comunidad. A pesar de que el Gobierno dio apertura para la reactivación económica cada persona debe tener todas las medidas de autocuidado, no tenemos cómo atender un paciente más que nos llegue al servicio de urgencias. Hay que seguir usando el tapabocas, mantener el distanciamiento y ser conscientes que no es el momento para reuniones, pues lo que estamos haciendo es una propagación masiva del virus. Hay que cuidarnos para que los hospitales públicos puedan seguir brindando a los usuarios los mejores servicios de salud, como estamos no damos abasto, no tenemos los medicamentos necesarios ni el talento humano suficiente para atender a los paciente”, resaltó Nancy Cañón Meza.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también