jueves, 26 enero 2023
viernes 09 de diciembre de 2022 - 12:00 AM

Denuncian desorden con las basuras en algunos sectores de San Gil

Las riberas del río Fonce, las quebradas Curití y Las Ánimas, además de algunas zonas urbanas, sufren por la mala disposición de los residuos públicos.

Las basuras son el principal problema de algunos sectores de San Gil en donde la falta de cultura atenta contra el orden y la salud pública. Uno de esos casos es el que se presenta en la carrera 9 con calle 6, en donde los residente manifestaron estar cansados de los ciudadanos que tienen una esquina para tirar desechos a toda.

Lo más triste o grave es que muchas de las basuras que día a días les dejan corresponden a personas que llegan desde otros sectores del municipio, denunció Carlos Eduardo Remolina, propietario de un negocio. “En carro recolector de Acuasan pasa en las madrugadas a llevarse lo que hay y en la mañana, bien temprano, ya hay otras bolsas con basuras. Lo peor es que traen toda clase de desperdicios y llegan chulos y ratas”, expresó el ciudadano.

Los esfuerzos hechos por el personal de aseo de Acuasan no son suficientes, porque se llaman y las barrenderas pasan hasta tres veces en el día, explicó.

Ante lo que ocurre, Remolina pidió más atención de la comunidad para identificar a los que están convirtiendo la zona en un basurero y denunciarlos ante las autoridades.

Diana Ballesteros, directora de la Oficina de Aseo, dijo que este es uno de los puntos críticos del municipio y se han realizado trabajos de sensibilización para evitar que este tipo de situaciones se presenten.

Ante la repetición del hecho, Ballesteros comentó que en un trabajo conjunto con el grupo ambiental de la Policía Nacional se trabajará para identificar a los infractores y que reciban su respectiva sanción. Enfatiza en que, como usuarios, las personas tienen derechos, pero también deberes, y cumplir con los horarios estipulados para la recolección es uno de ellos.

Uno de los recordatorios que se hace es que en cada sector del casco urbano las personas conocen la programación porque esta no se cambia desde hace mucho tiempo.

El otro problema contra el que vienen luchando las autoridades de aseo es la acumulación de basuras. Al respecto, cada familia debe dejar sus desperdicios frente a las puertas de sus hogares y esa es otra petición hecha por Remolina.

Otros puntos críticos

Los letreros de prohibido botar basuras ni las cercas con alambre han evitado que los sangileños sigan usando los espacios públicos, especialmente los verdes, sean usados por los residentes como basureros.

A través de las denuncias públicas y ciudadanas, la empresa de servicios públicos del municipio ha identificado otros puntos críticos en donde las basuras son un problema. En las calles 12 con carrera 8 y la calle 9 con carrera 9, se repite la situación de la calle 6 y es posible ver basuras de forma constante regada en las calles, a pesar de los letreros.

En zonas como el malecón de San Gil diferentes organizaciones y grupos ambientales deben hacer limpiezas constantes para intentar mantener con buena imagen uno de los sectores más turísticos del municipio.

También se mantiene la problemática de basuras en la ribera de la quebrada Las Ánimas, junto al puente de la carrera 15 y en el sector del Ragonessi en diferentes puntos de la quebrada Curití.

En algunos parques como el de Los Niños ubicado frente al Hospital de San Gil, con dos canchas de microfútbol y el estadio Nacional San José de Guanentá, además de la contaminación, se evidencia la ausencia de canecas en buen estado para la recolección de las basuras.

Las basuras son el principal problema de algunos sectores de San Gil en donde la falta de cultura atenta contra el orden y la salud pública. Uno de esos casos es el que se presenta en la carrera 9 con calle 6, en donde los residente manifestaron estar cansados de los ciudadanos que tienen una esquina para tirar desechos a toda.

Lo más triste o grave es que muchas de las basuras que día a días les dejan corresponden a personas que llegan desde otros sectores del municipio, denunció Carlos Eduardo Remolina, propietario de un negocio. “En carro recolector de Acuasan pasa en las madrugadas a llevarse lo que hay y en la mañana, bien temprano, ya hay otras bolsas con basuras. Lo peor es que traen toda clase de desperdicios y llegan chulos y ratas”, expresó el ciudadano.

Los esfuerzos hechos por el personal de aseo de Acuasan no son suficientes, porque se llaman y las barrenderas pasan hasta tres veces en el día, explicó.

Ante lo que ocurre, Remolina pidió más atención de la comunidad para identificar a los que están convirtiendo la zona en un basurero y denunciarlos ante las autoridades.

Diana Ballesteros, directora de la Oficina de Aseo, dijo que este es uno de los puntos críticos del municipio y se han realizado trabajos de sensibilización para evitar que este tipo de situaciones se presenten.

Ante la repetición del hecho, Ballesteros comentó que en un trabajo conjunto con el grupo ambiental de la Policía Nacional se trabajará para identificar a los infractores y que reciban su respectiva sanción. Enfatiza en que, como usuarios, las personas tienen derechos, pero también deberes, y cumplir con los horarios estipulados para la recolección es uno de ellos.

Uno de los recordatorios que se hace es que en cada sector del casco urbano las personas conocen la programación porque esta no se cambia desde hace mucho tiempo.

El otro problema contra el que vienen luchando las autoridades de aseo es la acumulación de basuras. Al respecto, cada familia debe dejar sus desperdicios frente a las puertas de sus hogares y esa es otra petición hecha por Remolina.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también