Martes 30 de Agosto de 2011 - 12:01 AM

Problemas circulatorios: ¡prevenir está en sus pasos!

Patricia García es una in-geniera química que perma-nece más de 8 horas sentada en su laboratorio. Después de un trabajo especialmente riguroso en busca de una fórmula química para un medicamento, descubrió al final del día que sus piernas le dolían de forma terrible.

Comparta este artículo ›

Tomada de Internet / VANGUARDIA LIBERAL
El sistema circulatorio es parecido a una cañería en la cual la bomba que impulsa el líquido es el corazón; la tubería, las arterias, que en el ser humano son elásticas, y el líquido, es la sangre.
(Foto: Tomada de Internet / VANGUARDIA LIBERAL)

“Jamás había sentido un dolor así”, recuerda García. “Tuve que llegar a mi casa y pedirle a mi esposo que me calentara agua y aunque me alivió por unos días, el dolor se convertía en algo insoportable”.
Su esposo la recogía del trabajo todos los días y sus fines de semana también eran sedentarios. A medida que el dolor aumentó, Patricia decidió consultar con el médico. “Me recetaron medicamentos para el dolor que fueron aumentando la dosis y, luego de otras consultas, se pudo determinar que tenía un problema circulatorio”.
Lo curioso es que a pesar de los medicamentos  antinflamatorios y para el dolor que había tomado, lo que le recomendó el angiólogo fue mantener buenos hábitos de vida.
Caminar diariamente, comer sano e incluso escuchar música son claves para mantener una buena circulación, que puede verse afectada por el sedentarismo, común en quienes trabajan en oficina, como es el caso de Patricia.
Un estudio elaborado por el Centro de Cardiología Preventiva de la Universidad de Maryland en Estados Unidos, demuestra que escuchar música durante media hora mejora la circulación sanguínea.
Los casos de “mala circulación” deben ser siempre valorados por los expertos. La angiología y cirugía vascular son las especialidades que se encargan de controlar y tratar los problemas de circulación.

Voz de experto
GABRIEL BAYONA
Cirujano vascular, Presidente Asovascular
““Mala circulación” es una terminología no médica por medio de la cual la gente expresa un conjunto de síntomas y signos relacionados con trastornos arteriales, venosos, linfáticos y en ocasiones cubre también patologías neurológicas, ortopédicas, infecciosas y de otros tipos.
El síntoma más importante de los trastornos del aparato circulatorio suele ser el dolor, que dependiendo de las características orientará hacia un problema arterial, venoso o descartará la patología vascular. Sin embargo, pueden presentarse toda suerte de síntomas como edema o inflamación, cambios de coloración en piel, limitación para caminar, frialdad o calor. La presencia de dilataciones venosas, acompañadas o no de otros síntomas suele ser un motivo frecuente de consulta.
El primer consejo es acudir al médico en caso de presentar casi cualquier síntoma, es él quien determinará la causa del problema y ordenará los exámenes pertinentes e iniciará el tratamiento correspondiente.
La segunda recomendación, que no solo aplica para trastornos circulatorios, es mantener  hábitos de vida saludables, es decir caminar o hacer ejercicio diariamente, no fumar, comer sanamente y en cantidad adecuada para evitar la obesidad, dormir lo suficiente, evitar el estrés”.

Una buena circulación de las piernas
• Una dieta equilibrada es también un factor importante a tener en cuenta.
• Debe ser rica en fruta, la cual contiene flavonoides que ejercen una acción vasoconstrictora.
•  Descansar con las piernas en alto, no permanecer durante largo tiempo de pie, sentado o con las piernas cruzadas.
• Procurar no llevar ropa o calzado ajustados.
• Alternar los períodos de agua tibia/fría durante la ducha.
• Practicar algún ejercicio físico como el caminar.
• En cuanto a los tratamientos orales, van destinados a dos fines: por un lado a aumentar la resistencia de las venas capilares mejorando así el tono venoso y la velocidad del flujo sanguíneo, y por el otro eliminar líquidos acumulados activando el drenaje linfático.

Ejercicios para la circulación en las piernas
•  Andar de puntillas.
•  Mover los dedos de los pies.
•  Apoyarse alternativamente sobre las puntas de los pies y sobre los talones.
•  Mover las puntas de los pies hacia fuera y hacia adentro.
•  Tumbarse y separar las piernas tanto en horizontal como en vertical.

Síntomas
Los síntomas de mala circulación de la sangre son:
• Pies y manos frías.
• Pesadez de las piernas.
•  Mareos.
• Celulitis.
• Aletargamiento.
• Calambres nocturnos. 

Sugerencias
Hay ciertos hábitos alimenticios y de salud que nos pueden ayudar a mejorar esta condición:
• Caminar, nadar, montar en bicicleta al menos media hora la día.
• Beber al menos 2 litros de agua diarios.
• Comer moderadamente carnes y grasas. Más verduras que carne.
• Disminuir el uso de la sal.
• Aumentar los alimentos que contengan potasio.
• Aumentar los alimentos con Vitaminas E, B12.
• Una copa de vino tinto de vez en cuando ayuda, pues el vino tinto contiene taninos que ayudan a reducir el colesterol y por tanto el bloqueo de las arterias.
• Descansar unos minutos después de comer es muy sano.
• Estirar conscientemente todos los músculos del cuerpo a la hora de levantarse.
• Terminar las duchas con agua fría para acelerar la circulación sanguínea.
• Relajarse antes de irse a dormir.
• Si se tiene un trabajo en el que debemos estar sentados o de pie mucho tiempo, procurar moverse unos minutos cada hora o poner los pies en alto de vez en cuando.

Publicidad

Publicada por: BELKYS P. ESTEBAN
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.